El Itacyl prevé una cosecha de más de 360.000 toneladas de trigo y cebada en Salamanca

En el conjunto de Castilla y León, la Junta prevé que la cosecha de cereales de 2016 esté entre las cuatro mejores de los últimos 20 años.

El Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl) mantiene la previsión de buena cosecha para 2016 que, según las estimaciones, se situará entre las cuatro mejores de los últimos 20 años simulados con una producción de 3,05 millones de toneladas para el trigo y de 2,54 millones de toneladas para la cebada.

 

La mayor producción de trigo se espera en la provincia de Burgos, con 979.624 toneladas, seguida de lejos por Palencia (395.303 toneladas), Valladolid (366.222 toneladas), Soria (362.317 toneladas), Segovia (250.884 toneladas), Zamora (240.692 toneladas), Salamanca (239.375 toneladas), Ávila (118.738 toneladas) y León (112.970 toneladas).

 

En el caso de la cebada, la mayor producción estimada corresponde a Valladolid (604.969 toneladas), seguida de Burgos (531.927), Palencia (398.042), Soria (271.623), Segovia (238.887), Zamora (184.506), Ávila (146.558), Salamanca (121.048) y León (46.275).

 

Estos son los datos del último Boletín de Predicción de la Cosecha, elaborado por el Itacyl con fecha de 16 de junio, según el cual las "elevadas temperaturas" de la segunda semana de junio no afectaron a los rendimientos en el conjunto de Castilla y León que se mantienen por encima del rendimiento medio simulado a largo plazo --16 por ciento para el trigo y 24 por ciento para la cebada--.

 

Según explica el Itacyl en este boletín --es el último de campaña de cereales ya que los datos oficiales de rendimientos se conocerán a principios de julio con el inicio de la cosecha-- se mantiene el "cierto retraso" que ha marcado toda la campaña de 2016 por la moderación de las temperaturas máximas en los meses de mayo y junio aunque se espera que los cultivos estén "prácticamente en estado de madurez fisiológica" en torno al 26 de junio.

 

Ese retraso fenológico de este año se ha debido a la senescencia tardía de los cultivos que provocaron las temperaturas máximas moderadas y la ausencia de estrés hídrico que caracterizaron al mes de mayo. Esta situación se va a alargar por las bajas temperaturas de la semana del 16 de junio, si bien a mediados de la semana que viene se espera que vuelvan las temperaturas normales que facilitarán la senescencia del cultivo de cara a la recolección.

 

En lo que respecta a la cebada, los rendimientos no han variado de forma significativa y las provincias que presentan una mayor variación con respecto a la media simulada a largo plazo son Valladolid y Zamora con un 31 por ciento por encima de la media, lo que supone unos rendimientos de 3.743 kilos por hectárea y 3.564 kilos por hectárea, respectivamente.

 

Burgos, con un rendimiento simulado de 3.810 kilos por hectárea, es la provincia que mayor rendimiento presenta y se sitúa 13 por ciento por encima de la media simulada a largo plazo, mientras que la media de la Comunidad ofrece un rendimiento de 3.528 kilos por hectárea, un 24 por ciento por encima de la media simulada a largo plazo.

 

Del mismo modo, los rendimientos simulados del trigo tampoco muestran cambios significativos, aunque el ciclo del trigo es más amplio y el cultivo se ha visto más afectado por las condiciones meteorológicas. En lo que se refiere a los rendimientos, todas las provincias se sitúan por encima de la media simulada a largo plazo y Burgos se mantiene como la provincia con mayor rendimiento (4.349 kilos por hectárea), un 8 por ciento por encima de la media a largo plazo, que es la menor variación de todas las provincias.

 

Soria es la siguiente provincia con una menor variación con respecto a la media a largo plazo, 12 por ciento, si bien ha visto incrementado su rendimiento con respecto al último Boletín debido a las lluvias de la primera quincena de junio.