El interventor critica que el cambio de contrato es a destiempo y no está previsto en la licitación

La modificación del contrato de obras de La Aldehuela cuando ya están terminadas cuenta con los reparos de la intervención, que considera que no procede pagar muchas de las cosas que se han hecho.

La decisión de cambiar el contrato para la reforma de la ciudad deportiva de La Aldehuela cuando las obras están ya terminadas llega acompañada de numerosos reparos por parte de la intervención municipal, que tiene claro que la decisión se toma a destiempo y contra los términos en los que fue adjudicado el propio contrato. Esto bastaría para que esta modificación no se pudiera hacer, pero va a seguir adelante tras conseguir el PP pasarlo por comisión de Contratación y llevarlo a pleno, donde los grupos de la oposición deberán manifestarse.

 

La modificación del contrato ha sido objeto de un informe de la intervención municipal, que no deja en muy buen lugar la decisión política tomada por el equipo de Gobierno y liderada por el concejal de Contratación, Carlos García Carbayo. Según el textual del informe, el expediente para la modificación no se ajusta al reglamento orgánico por fallos materiales en la tramitación. Además se califica como extemporánea porque constata que la modificación de un contrato de obras se debe hacer antes de su ejecución, y aquí se hace una vez terminada la obra; y que el momento para el cambio no es el adecuado.

 

Apunta además que la modificación que se va a hacer no está contemplada en el pliego de condiciones que se usó para la adjudicación, con lo que no podría hacerse. Y que faltaría el proyecto definitivo de ejecución de las obras al que se remiten estos cambios que se van a hacer. Pero lo más importante es que se considera que, de haberse conocido las modificaciones al contrato, podrían haber concurrido otras empresas e incluso haber hecho ofertas sustancialmente diferentes.

 

Además, cifra en unos 309.000 euros el coste de las obras que, estando recogidas en el proyecto original, no se han ejecutado; además, hay otros 265.000 euros en obras que están en el proyecto y se hacen de manera diferente a lo previsto; en 55.000 euros lo gastado en recuperar obras ya hechas; 270.000 para solventar errores; según el interventor, no hay que abonar ninguna de estas cantidades, como tampoco las obras no ejecutadas hasta ahora y que la empresa ha incluído.