El interés de Portugal puede devolver a Salamanca el tren Lusitania suprimido tras el estado de alarma

Interior de un trenhotel nocturno de Renfe. Foto: Renfe

Portugal y España abordarán en la cumbre de Guarda la suspensión del Lusitania Expreso que fue suprimido al decretarse el estado de alarma y que podría recuperarse.

La cumbre hispanolusa de octubre en Guarda, a 37 kilómetros de la frontera salmantina con Portugal, contará con al menos dos temas de interés para Salamanca, y ambos tienen que ver con los trenes. Ambos gobiernos tienen previsto poner sobre la mesa las conexiones ferroviarias pendientes, que afectan de manera directa a la provincia. Y en concreto quieren hablar de la suspensión de la única conexión ferroviaria de Salamanca con Portugal, el Lusitania.

 

En mayo de este año se conocía que Renfe decidía suprimir este servicio, suspendido con el estado de alarma, pero que no iba a regresar  una vez se terminaran las restricciones a los viajes, y así fue. El motivo para acabar con el único servicio de tren hotel internacional de Renfe era económico: es un servicio muy deficitario.

 

Sin embargo, tiene interés para Portugal, y también para Salamanca. El tren era operado de manera conjunta por Renfe y la compañía Comboios do Portugal, la ferroviaria estatal lusa. Al país vecino le interesa recuperarlo porque le proporciona una conexión entre Lisboa y Madrid, y podría  negociar con Renfe cambios en el reparto del coste.

 

El tren hotel Lusitania hace el trayecto entre Madrid y Lisboa en modalidad nocturna y pasa por Salamanca desde que en el año 2012 se decidió suprimir el trazado por Cáceres que hacía hasta entonces por motivos económicos. Tomó el relevo del legendario "Sud/Expresso Lusitania", que había sido eliminado antes.

 

Este tren es un auténtico clásico de Renfe en Salamanca. Se trata de una conexión que llega desde Madrid y que, a través de la capital salmantina, circula hacia Lisboa. Se trata de un servicio ferroviario que permite viajar de noche y llegar a destino por la mañana. Renfe lo comercializa como "una habitación rodante para disfrutar de las comodidades de un hotel, con todas las ventajas de un tren". Tarda oficialmente seis horas desde Salamanca a Lisboa y permite viajar en vagón o en coche con literas; te deja pasadas las 7 de la mañana en la capital portuguesa.

 

Los ministros de Asuntos Exteriores de España y de Portugal, Arancha González Laya y Augusto Santos Silva, respectivamente, se han reunido en Lisboa para preparar la Cumbre hispano-portuguesa que se celebrará el 2 de octubre en la ciudad portuguesa de Guarda. Los dos gobiernos empezaron a trabajar en la cumbre a principios de año con el foco puesto en impulsar una estrategia para la zona transfronteriza.

 

Tras la pandemia, ha dicho la ministra española, esa estrategia cobra aún más sentido y se quiere hacer "una inversión muy decidida para impulsar la transformación de las regiones fronterizas" y su reindustrialización. En la cumbre se abordarán las conexiones ferroviarias y la suspensión del Lusitania Expreso que fue suprimido al decretarse el estado de alarma y que podría recuperarse. El otro interés ferroviario es el avance de la electrificación de la línea férrea Salamanca-Fuentes de Oñoro que debe abrir un corredor de transporte de mercancías por tren entre Salamanca y Aveiro.

 

Los dos ministros han repasado también otros asuntos europeos, así como la relación de la UE con sus vecinos del sur y la situación en Libia y en el Mediterráneo Oriental, donde González Laya ha dicho ver "con esperanza como se va abriendo el diálogo entre Grecia y Turquía".

Noticias relacionadas