El inicio del curso universitario empuja la segunda ola y pone Salamanca en alerta de confinamiento
Cyl dots mini

El inicio del curso universitario empuja la segunda ola y pone Salamanca en alerta de confinamiento

El descontrol de las fiestas dispara los contagios en Salamanca: los niveles de incidencia rozan el umbral para cerrar la ciudad y amenazan el curso universitario.

Hace siete meses, Salamanca empezó su cierre por la Universidad y puede que ahora el curso universitario vuelva a estar en peligro. No es por el comportamiento de Usal y UPSA, ni de la mayoría de sus 30.000 alumnos, sino por los efectos que una minoría de irresponsables están causando en la incidencia de casos de Covid. Porque todo apunta a que las fiestas en pisos y bares están detrás del aumento de contagios que han elevado el volúmen de casos de la ciudad hasta acercarlo al umbral del confinamiento.

 

La situación es grave, y de hecho le ha valido a Salamanca un serio aviso de Sanidad que se plantea la continuidad del curso presencial. Los 88 casos y dos fallecidos y el brote en el Hospital complican un panorama que ya era difícil. Hace unos días, TRIBUNA advertía de que el municipio volvía a estar como a comienzos de septiembre tras una mejoría que ha durado solo un par de semanas.

 

La situación en Salamanca es mala sin paliativos, con más de 454 casos por 100.000 habitantes. Este es uno de los criterios para confinar y el municipio está al borde del umbral límite de los 500 que han llevado a confinar León, Palencia o Madrid. De hecho, Casado ha advertido que la ciudad está cerca de cumplir todos los criterios 'Illa' necesarios para los confinamientos, según lo marcado por el Ministerio y por la propia Junta, con la ocupación hospitalaria al alza y el número de positivos creciendo, daría los niveles para confinar. Pero, ¿qué ha pasado?

 

Todo apunta a las celebraciones universitarias que han costado la expulsión a más de un centenar de alumnos, con una 'barra libre' reciente que ha señalado a 75 universitarios. Son una pequeña parte de los 30.000 que hay en la ciudad, pero suficientes para elevar la incidencia. Casado ha desvelado que la incidencia se ha disparado en las edades más tempranas en Salamanca, entre 15 y 24 años. Todo, tras un fin de semana con cifras de vergüenza en la noche. Casado ha advertido de que este tipo de actividades están generando un "grave problema" en Salamanca.

 

Por ahora, no se han tomado medidas, pero podrían no tardar. No hay margen para mucho. La consejera de Sanidad ya ha advertido que se podrian poner límites a la celebración del curso; en principio, se habla de limitar la presencialidad, y otra ciudad universitaria como Granada ha mandado a casa 15 días a los alumnos por los brotes. Sanidad no niega que tiene que estudiar "hasta cuándo y hasta dónde" se puede mantener la presencialidad según el número de casos