"El IBI, para las familias que tengan hijos, hay que reducirlo, incluso un 50%. Y para familias numerosas, que desaparezca"

TRIBUNA empieza la ronda de entrevistas con las fuerzas que, según todos los pronósticos, tienen más opciones de lograr concejal en el Ayuntamiento de Salamanca.

Eva María Pérez Bartol, candidata de Vox a la alcaldía de Salamanca. Fotos: Chema Díez

Eva María Pérez Bartol es nacida en Salamanca, tiene 46 años y es madre de un hijo adolescente. Es asesor comercial en el mundo del automóvil.

Una de ellas es Vox, que parte con un buen resultado de las generales en el municipio y con Eva María Pérez Bartol como candidata. Nada queda de la candidatura de hace cuatro años justo en un momento dulce para el partido de Santiago Abascal. Anuncian auditoría de cuentas municipales, final de los "muchísimos" 'chiringuitos' y del enchufismo e impuestos más bajos, especialmente el IBI y el de circulación, muy caro en Salamanca.

 

Se da por descontado que Vox va a entrar en la corporación. ¿Manejan ustedes algún dato al respecto o son solo sensaiones?

Son sensaciones. Basándonos en los resultados que tuvimos en las generales aquí y en la provincia nos podemos hacer un poco una idea. Nunca te puedes fiar: no le hago mucho caso a las encuestas.

 

¿Qué pálpito tienen, de que va a poder ser o que no?

¿Te refieres a si entraremos? Entonces, te digo que sí. ¿Cuántos? Espero que muchos, pero ya lo veremos.

 

¿Por qué se han dejado ver tan poco a nivel local?

No es cuestión de dejarse ver ni poco ni mucho. A ver, nosotros tenemos unas directrices marcadas desde la ejecutiva nacional. No somos políticos profesionales ninguno, y muchas veces, salir por salir, te arriesgas a decir cosas que están mal o que no son correctas. A lo mejor, con toda la mejor intención, hablas... Hay que ser humildes y reconocer que no tenemos la preparación o el bagaje de las personas que están en este mundo hace más tiempo. Nunca nos hemos escondido, eso también es verdad. Y hemos tenido sede desde hace poco tiempo, poco antes de las generales, no era muy fácil quedar con afiliados en cafeterías. Hacíamos pequeñas reuniones, íbamos a ver afiliados, todo en petit comité porque no era factible, no puedes estar alquilando salones de hotel cada fin de semana, porque tampoco hay presupuesto. Somos mucho más modestos.

 

El Vox de hace cuatro años:  "Yo creo que es mejor que no quede nada de aquello"

 

Hace cuatro años Vox se presentó a la alcaldía de Salamanca, en TRIBUNA entrevistamos a la entonces candidata. ¿Queda algo de aquello?

No.

 

Nada. Ni para bien ni para mal.

Ni para bien ni para mal. Yo creo que es mejor que no quede nada de aquello.

 

Eva María Pérez Bartol, ¿de dónde sale? Es una absoluta desconocida...

Pues como casi todos los que estamos en este partido, nadie viene de este mundo de la política. Hay de todo, trabajadores, estudiantes o jubilados, lo mismo hay abogados que albañiles. Eva sale como todos los demás, de estar colaborando con Vox hace ya tiempo porque era el único partido que expresaba lo que yo pensaba, sin tapujos y sin vergüenzas. Dije: 'Jolín, es lo que yo pienso'. Y empecé a colaborar para poner mi granito de arena. Obviamente, yo no entré en Vox y dijeron: 'Candidata'. Empecé a ayudar como otros muchísimos afiliados y simpatizantes, buzoneando, en reuniones, en tu tiempo, los fines de semana... Me ofrecieron ocuparme de la secretaria provincial que ya me pareció una responsabilidad, pero dije que si podía ayudar... Y una cosa llevó a la otra.

 

¿Cuándo descubrió usted Vox?

Hace por lo menos dos años, a través de redes sociales. Entonces pensaba que no había Vox en Salamanca, que era más de las grandes ciudades, pero empecé a contactar con gente en Salamanca y fue creciendo.

 

¿Hay muchos prejuicios sobre lo que es Vox?

Muchos.

 

Usted, que lleva relativamente poco tiempo, ¿los ha percibido?

Claro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y, ¿responden a la realidad?

Para nada. Además, me da mucha pena. La mayoría de personas que tienen esas opiniones las tienen porque es lo que oyen, lo que leen en algunos medios, o le cuentan los amigos. Pero cuando hablas con ellos, casi ninguno te dice que ha ido a informarse a la fuente, en la web oficial del partido, leyendo sus propuestas... que a partir de ahí puedes decidir si te gustan o no, pero infórmate, no te limites a juzgar por la onda que te va llegando, lo que oyes. La mayoría de la gente con la que hablas, cuando le preguntas por una propuesta de Vox que les parezca... te comentan que bueno, que es lo que dicen, pero no es lo que digan, hay que informarse. Si no te informas, como te atreves a opinar si ni siquiera te has molestado en informarte. Primero se informa, y luego ya opinas, pero no le puedes gustar a todo el mundo.

 

De todos esos prejuicios, ¿cuál es el que más le molesta?

Me molestan mucho, pero los que me parecen más exagerados, y que se han utilizado y aprovechado como arma arrojadiza contra Vox, que somos racistas, que vamos contra las mujeres... a mí es que ese me hace mucha gracia por no decir otra cosa. 'Es que queréis que llevemos armas', dicen, 'sí claro, como en el lejano Oeste'... hombre, por el amor de Dios. Te ríes, pero por favor, hay que leer la información y a partir de ahí se puede opinar lo que se quiera que para eso estamos en un país libre.

 

Para que un autónomo o una pyme empiece a trabajar estamos hablando de esperar una licencia más de un año: eso es para llorar. ¿Cómo podemos pretender que la gente dé el paso y abra un negocio con lo que eso implica?

 

Vox tiene programa para las municipales, aunque es genérico. Dígame algo que si ustedes entran en el Ayuntamiento y tienen posibilidad, es fundamental y se va a hacer.

Hay varias cosas fundamentales para Salamanca, pero hay una. Facilitar todos los trámites que son, a día de hoy, engorrosísimos y muy lentos a la hora de abrir un negocio. Para que un autónomo o una pyme empiece a trabajar estamos hablando de esperar una licencia más de un año: eso es para llorar. ¿Cómo podemos pretender que la gente dé el paso y abra un negocio con lo que eso implica? Hay unas trabas brutales: si nosotros entramos, las licencias de apertura van a estar en tres días. Luego eso no significa que el Ayuntamiento valore si se cumplen las normativas y que haya que modificar lo que no esté correcto, pero ese señor o señora debe poder abrir y trabajar. Nos hace mucha falta que haya negocios y trabajo.

 

Nuestra idea es ver qué se está haciendo con el dinero, auditar cuentas, ver qué es susceptible de eliminar en gastos o qué se puede optimizar

 

¿Qué políticas municipales ven y dicen, 'qué mal se ha hecho esto'?

Se gasta dinero en grandes cantidades en cosas absurdas. Vas por la ciudad y te enteras de que una escultura 'rara' ha costado barbaridades, y miras al lado y hay un paso de peatones destrozado, sin pintar y con cuatro baches. No quiere decir que no haya que poner esculturas, a ver, pero creemos que hay que hacer un reajuste real de en lo que se gasta el dinero de los salmantinos. Vamos a ver lo que es imprescindible y lo que no. Es sencillo, no puedes gastar más de lo que ganes salvo que quieras empeñarte, como en casa. Nuestra idea es ver qué se está haciendo con el dinero, auditar cuentas, ver qué es susceptible de eliminar en gastos o qué se puede optimizar.

 

¿Qué creen que se encontrarán si hay un primer día?

No lo sé. Ojalá nos encontráramos con que todo está muy bien hecho, nos facilitaría a todos el trabajo, pero lo dudo.

 

Al PP le ha ocurrido lo que pasa siempre que están los mismos durante décadas. Al final se crea una especie de red de intereses, de amiguitos, vamos a llamarlo 'chiringuitos'...

 

El PP lleva 20 años gobernando el Ayuntamiento de Salamanca. ¿Lo ha hecho bien o lo ha hecho mal?

Yo creo que le ha ocurrido como pasa siempre que están los mismos, me da igual qué partido sea, durante décadas. Al final se crea una especie de red de intereses, de amiguitos, vamos a llamarlo 'chiringuitos'... y eso pasa, da igual de qué partido seas, no es una cuestión de ser de derchas o de izquierdas. Tú te haces tu núcleo, tu ciclo, y al final se forma una red de favores y a la hora de tomar decisiones no tienes las manos libres porque debes favores. Esa es una gran ventaja de Vox: no le debemos favores a nadie y no tenemos ningún problema para decir las cosas como las vemos.

 

¿Perciben ustedes muchos 'chiringuitos' en la gestión municipal?

Sí. Muchos, muchísimos.

 

¿En qué?

Eso está en investigación, habrá que verlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En su programa municipal, Vox propone reducir un 20% el número de concejales y fuera los altos cargos. ¿Se puede llevar a la práctica? ¿Se podría llevar el Ayuntamiento?

Sí, claro que lo aplicaríamos. Ahora mismo, con los concejales que hay en el Ayuntamiento de Salamanca, un 20% implica tres concejales menos. Perfectamente, es factible, lo absurdo sería decir que lo que han estado llevando veintitantos lo lleven cuatro. Pero tres concejales menos, no creo que suponga ningún problema. Y cuando hablamos de cargos, nos referimos a cargos a dedo: eso tiene que terminar. Lo ideal es que el trabajo municipal lo lleven a cabo funcionarios, eso es lo suyo. Habrá casos puntuales que, por la característica propia del puesto, tenga que ser otro tipo de personal, de acuerdo, pero serán puntuales: muy concretos y puntuales. La idea es terminar con los 'enchufismos'.

 

¿Pensarían ustedes en remunicipalizar algún servicio?

Probablemente. Como todo el mundo sabe, nuestra idea es que, en algún momento, desaparezcan las autonomías. A día de hoy, los municipios, todos, han perdido muchísimas competencias que están en el nivel autonómico. Nuestra idea es que los municipios recuperen muchas funciones que han perdido. Los cambios no se pueden hacer de la noche a la mañana, pero la idea es que sean los municipios los que manejen competencias.

 

¿Cómo de informada está usted, por ejemplo, de los contratos municipales caducados o anulados?

No estamos dentro del Ayuntamiento, nuestro acceso a información es limitado. Pero sabemos muchas cosas extraoficialmente.

 

El IBI, para las familias que tengan hijos, reducirlo, incluso un 50%. Y para familias numerosas, que desaparezca

 

Impuestos, ¿subir o bajar?

Bajar, bajar, siempre que sea posible. Seamos realistas, a todos nos gustaría decir 'impuestos cero', pero es una utopía. Pero todo lo que sea factible reducir, claro. Hay impuestos como el IBI, en casos muy concretos, para el que nosotros estamos por ayudar a las familias, que está como mal visto últimamente, hay gente que le salen como ampollas... El IBI, para las familias que tengan hijos, reducirlo, incluso un 50%. Y para familias numerosas, que desaparezca. Tenemos el impuesto de circulación de los más caros de la comunidad en Castilla y León. Es revisar, es mirar, habrá cosas que no es factible tocar y cosas que sí.

 

¿Cuál es el gran problema, a juicio de Vox, de Salamanca y qué soluciones se le puede dar?

Salamanca, desde hace mucho tiempo, es básicamente una ciudad de servicios. Tenemos un problema de envejecimiento serio y de población. Salamanca necesita empresas, que sea un lugar atractivo para que se abran empresas de aquí o vengan de fuera. Salamanca necesita trabajo, y no solo a base de hostelería, que es un pilar importante, pero hay que estudiar qué podemos ofrecer para que las empresas vengan a Salamanca a ofrecer trabajo. Si conseguimos eso, todo lo demás viene detrás.

 

La idea es buscar lo mejor para la ciudad. Si una idea es positiva, la apoyaremos, y si no, pues entonces no. Los pactos de amiguitos los dejé en el colegio

 

Pactos. Si entran en el Ayuntamiento, ¿están ustedes por sumar con alguna mayoría o prefieren ir por libre?

Nosotros no pactamos con personas, nos importan las ideas: si una idea es buena para la ciudad, ¿qué más da quién la haya tenido? O que pasa, si la ha tendio alguien del PSOE, automáticamente, ¿la veto? Si la idea es buena para la ciudad, es buena. Este juego de niños pequeños de decir 'no' siempre porque viene de otro lado... La idea es buscar lo mejor para la ciudad. Si una idea es positiva, la apoyaremos, y si no, pues entonces no. Los pactos de amiguitos los dejé en el colegio.

 

Lo normal es que haya cinco partidos en el próximo ayuntamiento, les va a dar igual las siglas...

A nosotros, sí.

 

¿Pedirán entrar en gobierno?

Yo no voy a pedir nada, ni yo ni los compañeros si entran más conmigo, que es lo que espero. Eso  no es importante. En Vox las personas somos prescindibles, si no estoy yo habrá otro compañero o estará otra persona. Importa llevar a cabo el ideario, que creemos que es el mejor.

 

Votos y votantes hay los que hay. Electoralmente, ¿de dónde esperan sacar votos?

Esperamos mantener, al menos, la confianza de muchas personas en las nacionales. Lógicamente, personas que tengan un ideario muy, muy de izquierdas es más difícil, pero te sorprendería cuánta gente que votaba a partidos de izquierda ha votado a Vox.

 

Se puede dar un 'Andalucía' en Salamanca: que un partido sea la fuerza más votada y que la unión de otros partidos le de la vuelta.

Por poder, se puede dar cualquier cosa. Si lo que me estás preguntando es si ya tenemos pensada una estrategia, te digo que no.

Noticias relacionadas