El ibérico centra la polémica por discrepancias entre los sectores por una nueva subida

La mesa acuerda una subida de 0,01 euros aunque los ganaderos reclaman más por el "error" de la semana pasada
La mesa de porcino lleva varias semanas dando que habla en la Lonja Provincial de Salamanca debido a la escasez total de acuerdo entre los dos sectores, productores e industriales. Y por ello, una vez más, las discrepancias salieron a la luz con una visión completamente opuesta de la realidad.

Así, mientras los ganaderos demandaron una subida de entre 0,02 y 0,04 euros, los industriales siguieron en su petición de repetir los precios, algo que no gustó a sus 'adversarios' que les recriminaron lo que ocurrió la semana pasada cuando algunos compradores pidieron hasta 0,04 euros de bajada.

Por tanto, y sin el acuerdo necesario para llegar a una misma postura, el presidente de la mesa tomó la decisión de subir 0,01 euros, mientras que los ganaderos demandaron también el céntimo que no "se subió la semana pasada".

Los lechones, por su parte, bajaron su precio 0,03 euros con una repetición de los tostones y las cerdas.

En el blanco, por su parte, las tres clases de cerdo (graso, selecto y normal) repitieron el valor de la semana pasada pero con una estabilidad al alza, mientras que las cerdas aumentaron su valor en 0,02 euros. El resto, repitió.

Por otro lado, la mesa de ovino no dio lugar a muchas discusiones y casi hubo un acuerdo unánime entre las partes para llevar a cabo una repetición de los precios de los lechazos y de los corderos, porque el sector así lo demanda. La mesa de ovino, de momento, funciona mejor que antes y sus acuerdos son más rápidos.