El humo, cuanto más lejos mejor