El hotel Sierra Quilama abre sus puertas cuatro meses después: así es su protocolo anti-Covid

El hotel Sierra Quilama de San Miguel de Valero (Salamanca) rediseña su estrategia y protocolos de limpieza para proteger, cuidar y garantizar la seguridad de sus clientes. Lo cuenta uno de sus gerentes, Félix García Chamorro. 

Óscar Moncada y Félix García en el hotel Sierra Quilama

El hotel Sierra Quilama ubicado en el municipio salmantino de San Miguel de Valero (Salamanca) ha anunciado que reabrirá sus puertas la semana próxima, el día 24 de junio, cumpliendo con todas las medidas de higiene y seguridad establecidas. Lo cuenta a tribunasalamanca.com uno de sus gerentes, Félix García Chamorro, un joven salmantino que ha decidio 'lanzarse al vacío' en tiempos de coronavirus y atreverse como empresario. 

 

Después de cuatro meses 'a solas', el hotel volverá a poner a disposición del público su alojamiento, terraza y restaurante con un protocolo basado en el distanciamiento social, el uso de mascarilla y geles hidroalcohólicos y las limitaciones de aforo en todas las zonas comunes.

 

 

"El aforo comenzará con un 50 por ciento". Sin embargo, según ha comentado García Chamorro, conforme vayan pasando los días, "se irá viendo", ya que "contamos con dos comedores para 100 comensales, no hay problema para el distanciamiento de mesas". 

 

En lo que respecta a los banquetes, que han de celebrarse siguiendo el protocolo de seguridad, será el cliente quien decida la fecha, algo que todavía es una incertidumbre para muchos y, aunque ya hay algunas reservas para agosto o septiembre, la mayoría de bodas programadas se han aplazado. 

 

Otra de las normas establecidas, será la ventilación permanente de las instalaciones, algo que no supone un problema puesto que la mayor parte del establecimiento hostelero tiene accesos exteriores. Además, aquellos que prefieran comer al aire libre también tendrán disponible la terraza del restaurante. 

 

Los clientes no encontrarán tanta decoración ni obsequios o ammenities en sus habitaciones, donde además solo tendrán una papelera con tapa de accionamiento no manual y doble bolsa. En cuanto al servicio de comedor o cafetería, los clientes ya no contarán con objetos de uso compartido como saleros o vinagreras. Se optará por los emplatados individuales o de monodosis.

 

Considera que "la recuperación va a ser lenta porque esta situación es totalmente inesperada", pero es positiva y confía en que el hotel pueda salir hacia adelante "generando riqueza y empleo... que los clientes cambien playa por turismo rural", algo que resultará más fácil si se promueve el atractivo turístico de la capital durante el verano.

 

Ahora mismo hay mucha incertidumbre, pero cree que cuando la gente se anime a salir, lo hará a sitios que les garanticen la "seguridad total, como nuestro hotel. Los baños se desinfectarán hasta seis veces al día con productos autorizados y los clientes contarán con todas las medidas higienico-sanitarias para estar totalmente protegidos".

 

 

Nuestro turismo es nacional, sobre todo, de familias con niños que buscan disfrutar de las instalaciones y clientes de paso que vienen desde Madrid, "diría que en torno al 95%". El turismo internacional "también nos afecta, pero no es nuestro potencial", ha concluido. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: