El hotel San Polo intenta volver a la normalidad tras la inundación

El patio del hotel San Polo, ya despejado de agua.

El agua se retira del patio que se convirtió en una piscina durante la histórica tromba del lunes.

El hotel San Polo, uno de los más afectados por la fuerte tromba de agua del pasado lunes, intenta poco a poco volver a la normalidad. La histórica tormenta, que dejó más de 26 litros por metro cuadrado en la capital (16 de ellos en un cuarto de hora) sepultó bajo dos metros de agua el sótano del céntrico establecimiento que se enfrenta ahora a miles de euros de pérdidas.

 

Los bomberos acudieron para intentar achicar el agua que llenó el conocido patio del hotel, levantado sobre una antigua iglesia. Los propietarios ya han podido ver el 'fondo' de ese patio, lleno de agua tras la fuerte tormenta del lunes, y que ahora permite atisbar los destrozos. Como se puede ver en la imagen de esta información, el mobiliario ha quedado inservible y hay daños en el patio que comparte con los restos de la iglesia del siglo XI sobre los que se levantó el hotel.

 

 

Como cuentan sus responsables, la tromba ha provocado importantes daños. El agua alcanzó una altura de dos metros y anegó por completo el sótano donde estaba el cuarto de máquinas, la cocina, la lavandería, el comedor... Los casi 70 clientes que se alojaban en ese momento en el hotel tuvieron que ser reubicados en otros establecimientos. Toda la maquinaría ha quedado inservible, incluidas lavadoras y secadoras. "No sabemos si algo se podrá salvar", comenta una trabajadora a TVE.

Noticias relacionadas