El Hotel Corona Sol, contra el pleno: recurre el acuerdo para denegarle la legalización

La promotora del hotel ha recurrido la decisión del pleno con la que se rechazó la pretensión de Palco3, defendida por el PP, de legalizar el hotel con unos pequeños cambios.

La propiedad del Hotel Corona Sol ha saltado la última barrera que le quedaba en su estrategia para mantener abierta una construcción ilegal que, a día de hoy, carece de todas las licencias y permisos necesarios para abrir al público. Al menos, así es según ha desvelado Ganemos, que asegura que la promotora del hotel, Palco3, ha decidido recurrir el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Salamanca en el que la oposición impidió que el PP legalizara el hotel.

 

PSOE, C's y Ganemos rechazaron en el pleno del día 9 de febrero la pretensión del PP de aprobar una modificación del PGOU que favorecía sólo a Palco3, que vería legalizado su hotel a pesar de las sentencias judiciales. El equipo de Gobierno de Fernández Mañueco defendió con uñas y dientes en aquel pleno una propuesta que no era más que una triquiñuela urbanística para dar de paso una construcción que es un parque temático de ilegalidades. La idea era legalizarlo pasando la edificabilidad de la parcela acutalmente vacía a la que ocupa el hotel para compensar los 800 metros de más construidos. A cambio, la promotora ofrecía construir un equipamiento, pero de tipo privado y sin compromiso de cuándo hacerlo, y abrir una calle de paso entre una parcela y otra.

 

Por supuesto, no coló. Los tres grupos de la oposición se negaron rotundamente, pero a día de hoy ha servido de poco. El Ayuntamiento de Salamanca no ha tomado cartas en el asunto y, aunque puede, no ha abierto el expediente preceptivo para obligar al hotel a tomar las medidas oportunas para cumplir la legalidad o exponerse al cierre, ya que el hotel no tiene licencia de uso ni ambiental. Tampoco se sabe si ha tomado medidas para oponerse a la petición de 4.000 euros por día de cierre que la propiedad del hotel ha planteado en caso de que se le obligue a clausurar.

 

Y mientras el equipo de Gobierno sigue sin actuar, la promotora ha decidido mantener la estrategia de dilación. Como ha hecho con varias de las sentencias judicales, ha procedido a presentar el recurso a que tiene derecho. En este caso, lo ha hecho contra toda una decisión del pleno del Ayuntamiento de Salamanca, con lo que además de enfrentarse a los vecinos afectados por la ilegal construcción, ahora se opone a la voluntad de la corporación que representa a todos los vecinos.

 

La propuesta no era más que el mismo estudio de detalle que ya rechazó la justicia, sólo que convertido en modificación puntual del PGOU gracias a una actuación totalmente parcial del equipo de Gobierno del PP, que asumió una propuesta de la promotora y la defendió incluso con una nota pública. Por supuesto, cosechó duras críticas, pero también muy ingeniosas como la del concejal de Ciudadanos, Fernando Castaño, que llamó "paso estrecho" a la calle que decía el consistorio que se iba a hacer y que sólo beneficia al hotel. Para Gabriel Risco (Ganemos) el asunto está "meridianamente claro: hay una modificación que tiene el objetivo concreto de resolverle el problema a una empresa privada". Fernando Vegas (PSOE) le puso los puntos sobre las íes al equipo de Gobierno: criticó que se quisiera compensar por una calle de 63 metros cuadrados o que se pretendiera trasladar la edificabilidad de 800 metros o el supuesto futuro equipamiento que sólo beneficia al hotel,