El hospital de Salamanca y sus listas de espera: el doble de personas sin operar que en 2011

La mejora de los tres últimos años ha alejado al hospital del apogeo de las listas de espera, que llegaron a ser de 7.000 personas. Ahora rondan los 4.500, cuando en 2011 bajó hasta 2.195.

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León ha aprovechado los tres años del plan Perycles para dar a conocer la positiva evolución de las listas de espera en los hospitales públicos de la comunidad. El caso más problemático es desde hace años el de Salamanca, que tiene una auténtica rémora con las demoras quirúrgicas, y una larga lista de operaciones pendientes y pacientes descontentos. La cifra ha repuntado en el primer trimestre de 2019, aunque está muy por debajo del nivel de 2016, cuando alcanzó niveles galopantes. Pero la realidad completa es que, a día de hoy, la lista de espera es peor que hace ocho años: tiene el doble de pacientes inscritos.

 

Según los último datos de Sacyl, la cifra de la lista de espera es de 4.416 personas y ha repuntado en los últimos tres meses. La evolución, no obstante, ha sido positiva en los últimos tres años. La lista de espera alcanzó su apogeo en el hospital de Salamanca durante el segundo trimestre de 2016. Ya con el plan Perycles en marcha, se llegó a los 7.109 pacientes sin operar, 448 de ellos más de un año en espera, y 126 días de demora media. En verano de 2017 ya se bajó de los 6.000 pacientes en lista de espera. Y una milagrosa reducción de las listas de espera permitió acabar 2018 con 4.324 pacientes en lista de espera para operarse en el hospital salmantino, su nivel más en años, 1.199 menos que en septiembre, el trimestre inmediatamente anterior.

 

Sin embargo, el nivel de los 4.500 pacientes pendientes de operación está muy por encima de lo que había hace unos años. La web de Sacyl ofrece información trimestral desde 2011 sobre la lista de espera quirúrgica en los hospitales públicas. Según la información oficial, a comienzos de 2011 había 3.065 pacientes pendientes de una operación en el hospital de Salamanca, y durante el segundo trimestre bajó a los 2.195, con solo 30 días de demora. Después ambas dimensiones han ido creciendo.

 

Nada tienen que ver con la situación crítica sobrevenida a partir de 2016, cuando se alcanzó el tope de 7.000 pacientes sin operar y hasta 135 días de demora. En los últimos años se ha mejorado, pero eso 4.416 y 94 días de media para ser operado están, como se ve, muy lejos, de sus mejores tiempos. De hecho, son el doble de pacientes sin operar y el triple de días de demora media. Durante todo aquel 2011 estuvo entre esos menos de 2.200 y menos de 2.500 pacientes en la lista, pero entre diciembre de 2011 y marzo de 2012 subió de 2.253 a 4.048.

 

A partir de ahí, la tendencia ha sido el ascenso. Desde 2012 la lista de espera ha estado casi siempre por encima del nivel actual, mejoró en 2015, antes del descalabro de 2016, que es el que todavía se intenta arreglar con Perycles.

Noticias relacionadas