"El Hospital de Salamanca me ofrecía el equilibrio perfecto entre la mejor formación y el resto de mi vida"

El salmantino Jaime López ha sido el primer médico en elegir el Complejo Asistencial salmantino, tras lograr un magnífico puesto 284 en el examen MIR, y la especialidad escogida ha sido cirugía general. 

Jaime López, nuevo cirujano del Hospital de Salamanca

El pasado 28 de enero, 13.437 opositores se presentaron a las 6.328 plazas MIR que se ofertaban en este 2017. Un salmantino, Jaime López, logró una magnífica posición, la 284. Casi tres meses después, ese caprichoso número le ha dado la oportunidad de elegir especialidad y hospital: cirugía general en el Hospital de Salamanca. Ha sido el primero este año en escoger el Centro Asistencial salmantino.

 

-  ¿Por qué Cirugía General?

Creo que es la especialidad más gratificante para un médico que puede hacer cosas muy importantes con sus propias manos"

- La verdad es que desde que comencé la carrera es la especialidad que más me llamaba la atención. Creo que es la más gratificante para un médico que puede hacer cosas muy importantes con sus propias manos. Quizá también es la más amplia, pero me gusta.

 

- ¿Y por qué el Hospital de Salamanca?

- No me escondo: El Hospital de Salamanca representaba para mí el equilibrio perfecto entre la mejor formación y el resto de mi vida. Creo que es el lugar ideal donde podré formarme y además me permite no cambiar demasiado mi vida: mi familia, mi novia, mis amigos...

 

- ¿Cuáles fueron tus mayores dudas, la especialidad o el lugar de residencia?

- La especialidad la tenía clara, pero tuve dudas durante 5 minutos por esa 'numeritis' que nos entra desde que sabemos el número que ocupamos; sin embargo al principio pensé en irme a algún hospital de Madrid porque no sabía si iba a poder elegir. Al final me salió muy bien.

 

- ¿Eres consciente de que durante tu residencia se llevará a cabo el traslado al nuevo Hospital en Salamanca? ¿para un médico representará cierto caos?

- Bueno, se puede ver de dos formas, está claro que supondrá mucho ajetreo, peor también creo que el hecho de tener la oportunidad de trabajar en un hospital nuevo es un incentivo importante y así lo enfoqué.

 

- ¿A poco más de un mes para comenzar a trabajar, te sientes preparado?

Sé que estoy capacitado para hacerlo lo mejor posible, que creo que es bastante"

- Ahora vivo un momento de mucha incertidumbre. Piensas que nunca estás preparado hasta que te enfrentas a tu primer paciente. Sé que estoy capacitado para hacerlo lo mejor posible, que creo que es bastante (risas). Hay que ir, día a día, a ganarse el puesto.

 

Jaime López tiene ADN 100% sanitario. Casi, casi, no le quedó otra opción de formación con padre celador y madre médico: "Con 3 años jugaba con un fonendo y le tomaba la tensión a mis abuelos. Con eso te lo digo todo", reconoce entre risas. 

 

Médico por vocación absoluta, el nuevo galeno salmantino echa la vista atrás y recuerda todas las renuncias que lleva haciendo desde que comenzó la carrera y que en la preparación de MIR fueron a más: "La preparación es muy dura, mucho. Pero creo que si eres constante y, claro, tienes un poco de suerte, puedes con ello. Por supuesto que el 98% del éxito está en el trabajo personal", reconoce.

 

Jaime López está feliz con su elección, su especialidad y su próximo destino laboral, pero indudablemente son sus futuros pacientes los que han ganado un médico enamorado de su profesión.