El hospital de Salamanca evitará muertes súbitas gracias a estudios familiares

Las cardiopatías congénitas son responsables de muchos casos de muerte súbita: su identificación es un reto para los profesionales médicos. El hospital, reconocido ahora como CESUR, estudia a 914 familias desde el año 2013 para prevenir que deriven en un problema más grave. 

Eduardo Villacorta, coordinador del Programa de Cardiopatías Familiares (Foto: T. Navarro)

Muchas personas son portadoras de un defecto cardiaco que, en algunas ocasiones, puede resultar fatal provocando la muerte súbita. Sin embargo, una gran mayoría lo desconocen. Su detección precoz sigue siendo un reto para los profesionales, especialmente entre los jóvenes, a los que se pueden ofrecer tratamientos eficaces.

 

Lo cuenta Eduardo Villacorta, coordinador del Programa de Cardiopatías Familiares en el hospital de Salamanca, tras el reconocimiento que se les ha hecho como CESUR a toda una trayectoria que viene desarrollándose desde el año 2013. "Atendemos a un total de 914 familias, 2.000 pacientes a los que se les estudian problemas cardiacos que pueden evolucionar en una grave enfermedad e incluso la muerte súbita por genética"

 

Además, Villacorta propone una serie de pruebas clave que pueden servir para perfeccionar la detección de enfermedad cardíaca congénita y genética, como electrocardiogramas o desfibriladores. "Recomiendo hacerse un electro sobre todo a deportistas jóvenes, aunque no lo exijan las federaciones, aconsejo que se hagan un reconocimiento, no cuesta nada y puede salvarles la vida". 

 

-¿En qué consisten los estudios que prevendrán la muerte súbita en el CESUR? ¿Desde cuándo lleváis trabajando en ello?

-"No va haber un centro, esto ha sido un reconocimiento a una actividad de varios años. Esto es como las estrellas Michelín, te evalúan y si lo haces bien, te premian. Aquí se están haciendo las cosas bien, pero llevamos haciéndolo desde el año 2013, fue el embrión, desde entonces llevamos desarrollando esta actividad. Es un programa multidiscilplinar, está cardiología de adultos, pediátrica, genética, anatomía patológica e incluso fuera del hospital tenemos relación con los médicos forenses". 

 

-¿Qué procuran con este equipo?

-"Procuramos englobar el espectro de la patología familiar, adultos o infantiles, y bueno, cuando estas enfermedades debutan como muerte súbita nos llegan los casos desde el instituto forense. Este reconocimiento del que hablo lo llevamos pidiendo desde 2016, hay que pasar una criba, no lo conceden a todo el mundo, nos faltaba un poco de experiencia a largo plazo, caímos en el segundo corte y no nos pasaron por falta de experiencia, y ya el año pasado, nos dieron por fin la unidad, ocupamos el noveno lugar en España".

 

-¿Desde dónde trabajan? ¿Hacen estudios? ¿Cuál es el fin de este proyecto?

-"Aquí lo que vemos sobre todo son cardiopatías de origen genético que afectan desde la infancia o debutan en adultos. El mayor miedo que tenemos son las enfermedades relacionadas con la muerte súbita. Lo que vemos habitualmente en deportistas jóvenes que fallecen en el acto. Como normalmente esto es genético, hacemos búsqueda activa en todas las familias, damos un correo electrónico, damos facilidades para estudiar a toda la familia. Buscamos la enfermedad con pruebas clínicas y tenemos la posibilidad de hacer estudios genéticos".

 

-Entonces, ¿todos los estudios parten de una muerte súbita? ¿Son estudios voluntarios o el forense da la opción a los afectados de asistir a CESUR?

-"Pueden venir aconsejados por el forense, pero siempre son ellos los que lo tienen que proponer de forma voluntaria, nosotros no podemos hacerlo, los familiares deben pedir cita. Viene gente federada, con electros alterados... eso es un diagnóstico y a partir de ahí, siempre, si quieren, vemos el caso índice, que es si hay riesgo de padecer una enfermedad genética".

 

Eduardo Villacorta, coordinador del Programa de Cardiopatías Familiares (Foto: T. Navarro)

 

-¿De dónde vienen los familiares de pacientes con este tipo muertes?

-"Empezamos con la provincia de Salamanca, una vez que ya se hicieron las cosas bien nos mandaron pacientes de Ávila y Zamora, y después nos empezaron a mandar del norte de Extremadura y algún caso esporádico de Castilla y León, de la zona de Aranda, Ponferrada... La idea es estar coordinados, tenemos una reunión mensual todo el grupo para coordinarnos, ver que tenemos y luego en cardiología tanto de adultos como pediátrica, tenemos una reunión para ir comentando los casos".

 

-Una vez que están en el programa, ¿qué medidas se toman?

-"Primero tratamiento médico y si vemos que con eso no es suficiente, ponemos un desfibrilador. A la gente sana también la vemos, es un seguimiento a largo plazo".

 

-¿Con este programa se puede prevenir la muerte súbita?

-"Sí. De momento no hemos tenido ningún caso de muerte súbita que se nos haya escapado. Hemos puesto desfibriladores en personas que hubieran muerto si no hubiéramos actuado a tiempo y previniendo". 

 

-¿Cómo se pone un desfibrilador?

-"Cuando hay un paciente de alto riesgo de tener una muerte súbita de aquí a cinco años, le ponernos el desfibrilador, que es como un marcapasos que se pone debajo de la piel y es un aparato que analiza el ritmo del corazón y si detecta que tiene una arritmia ventricular que le puede producir la muerte, da una descarga". 

 

 

-¿Hay alguna previsión de futuro? ¿Cómo van a ir evolucionado los tratamientos?

-"De cara a un futuro los desfibriladores subcutáneos se podrán cargar desde fuera sin abrir la piel, y luego a nivel genético hay algunas patologías que no está del todo claras, cuando haces un estudio genético dices las opciones de reproducción, entonces las opciones de mutación que se sabe que es patológica, que es muy agresiva... hay casos en los que se puede hacer selección de embriones, pero esto se está haciendo ahora". 

 

-¿Están contentos por haber recibido este reconocimiento?

-"Claro, es un reconocimiento a las cosas bien hechas, cada año nos auditarán y tendremos que mandar la actividad al Ministerio para que comprueben que hacemos bien el trabajo".

 

-¿A cuántos pacientes están tratando en Salamanca dentro del CESUR?

-"Un total de 914 familias desde el año 2013, exactamente 2.000 pacientes". 

Comentarios

chuchu 29/04/2018 12:49 #1
Reconocimiento de minusvalia para portadores de marcapasos ya pq estan en un limbo medico y le imposibilita para su vida diaria y sobretodo laboral aunque no sean electricistas de alto voltaje como nos comento algun "profesional" de la medicina

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: