El hospital da la baja a quince cirujanos con 16.000 pacientes en lista de espera

Hospital

Los cambios en la plantilla del hospital dejan desguarnecidas las especialidades con más lista de espera. 

Los últimos cambios en la plantilla del hospital de Salamanca pueden complicar todavía más la ya difícil situación de las listas de espera. Con más de 28.000 pacientes pendientes de pruebas y más de 6.000 enfermos pendientes de operaciones, la reciente modificación de las plantillas estatutarias se ha orientado de una manera, canto menos, dudosa.

 

El resultado es que según las listas publicadas, solo se crean dos nuevas plazas de médicos, con lo que la plantilla queda estable: no se refuerza como parecería necesario. Pero es que, además, se da la baja a quince cirujanos y esos mismos puestos se reponen pero en especialidades médicas. El resultado: quince médicos menos para hacer operaciones. No se reducen las plantillas, pero se pierden efectivos en una de las áreas con más necesidades y que genera más quejas y problemas.

 

Además, los médicos cuyas plazas eliminan corresponden a  algunas de las especialidades con más lista de espera, se trata por ejemplo, de oftalmología, otorrino, urología, cirugía plástica o pediatría, en total, todas estas especialidades suman 16.723 personas en lista de espera. El Hospital de Salamanca tiene serios problemas de demora quirúrgica con un buen número de especialidades en las que el no deja de crecer el número de pacientes a los que no se opera.

 

Los quince nuevos médicos que se incorporan corresponden con especialidades en las que solo hay 108 personas en espera. La responsable de sanidad del PSOE, María García, ha asegurado que "esto no lo entiende absolutamente nadie, a no ser que sea para seguir adelante con la externalización de operaciones en hospitales privados". 

 

Durante el año pasado, Sacyl gastó más de un millón de euros en contratos para concertar operaciones quirúrgicas del Hospital de Salamanca en centros privados y reducir listas de espera. Este 2018 ya se ha firmado el primer contrato por un importe de 400.000 euros.