El histórico Colegio Fonseca se convierte en hospital improvisado contra el coronavirus
Cyl dots mini

El histórico Colegio Fonseca se convierte en hospital improvisado contra el coronavirus

El equipo médico que ha convertido el Colegio Arzobispo Fonseca en Hospital.

La Usal pone a disposición de Sacyl un edificio con casi 500 años de antigüedad con 42 habitaciones. Cinco médicos, cinco enfermeras y cinco auxiliares ayudan ya a recuperarse en este histórico lugar.

El colegio Arzobispo Fonseca, un edificio histórico con cerca de 500 años, ha empezado a utilizarse como improvisado hospital para pacientes que se recuperan del coronavirus y residencia para sanitarios. La Usal ofreció el emblemático edificio a Sanidad y ha empezado a cumplir su función, aprovechando que está bastante próximo a los hospitales y que cumple todavía hoy una función de hospedería con lo que está preparado para alojar personas. Es una de las colaboraciones ofrecidas por el estudio salmantino, que también fabrica mascarillas, pantallas y estudia un respirador.

 

El Colegio Arzobispo Fonseca se ha transformado en centro para enfermos leves afectados por el coronavirus y en residencia para sanitarios que trabajan para asistirles. La Universidad de Salamanca ha puesto a disposición del SACYL este espacio que cuenta con 42 habitaciones y cuyos huéspedes son ahora pacientes que ya están en proceso de recuperación y que deben seguir aislados hasta que la prueba del coronavirus les salga negativo.

 

Un grupo de cinco médicos, cinco enfermeras y cinco auxiliares prestan servicio sanitario bajo la coordinación del doctor Ángel Batuecas y de la responsable de enfermería, Clara Cabrera. “Aquí realizamos una labor secundaria desde el punto de vista asistencial, pero que resulta vital para contribuir a desahogar el hospital. Se trata de liberar camas en el hospital y que estos pacientes que ya se están curando tengan un lugar con todas las medidas de seguridad hasta que puedan marcharse a sus casas”, informa el doctor Batuecas, profesor asociado del departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina.

 

Esta residencia universitaria se ha convertido en un espacio seguro para pacientes que por diferentes circunstancias no pueden cumplir con el aislamiento en sus hogares. Son enfermos que ya no requieren tratamiento hospitalario, que tienen autonomía y que necesitan un espacio que garantice todas las medidas de aislamiento.

 

De la evolución de estos enfermos cuidan varios sanitarios, con distintos perfiles; según comenta uno de ellos “es una forma de ayudar y  de hacer algo bueno en esta crisis, mejor que seguir esperando.  Estamos con pacientes afectados  por coronavirus pero que se encuentran muy cerca de su recuperación y su paso por aquí puede resultar muy positivo antes de que regresen a sus casas”.

 

Esta medida entra dentro del plan de contingencia y expansión planeado por Sanidad. La Universidad responde a las peticiones de SACYL en todo momento y suma gestos de solidaridad. Para Javier Melgosa, director del Servicio de Colegios y Residencias de la USAL  “hay que reconocer a los sanitarios y también la labor que se está haciendo en el Colegio Fonseca por parte de otros trabajadores como vigilantes, personal de limpieza y de restauración de la empresa Aramark, que estos días se están volcando para prestar apoyo”.

Noticias relacionadas