El hambre bate récords y la obesidad, también: las cifras de un problema mundial

Obesidad mórbida

La ONU alerta de que el hambre en el mundo sigue sin disminuir y la obesidad sigue creciendo.

Se estima que 820 millones de personas no tenían suficiente para comer en 2018, frente a los 811 millones del año anterior, un dato que lleva tres años consecutivos creciendo, según los datos del informe anual 'El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo', publicado por la ONU, que también evidencia el crecimiento sostenido de la población obesa.

 

Este informe, que "subraya el inmenso desafío de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Hambre Cero para 2030", destaca que el ritmo del progreso en reducir a la mitad el número de niños que sufren retraso en el crecimiento y reducir el número de bebés que nacen con bajo peso al nacer es "demasiado lento"; mientras, el sobrepeso y la obesidad continúan aumentando en todas las regiones, particularmente entre los niños en edad escolar y los adultos.

 

Entre los datos más alarmantes por la ONU, y destacados este lunes por la Organización MUndial de la Salud (OMS), se encuentra que el pasado año hubo 1 de cada 9 personas hambrientas en el mundo - 513,9 millones en Asía, 256,1 millones en África y 42,5 millones en América Latina y el Caribe.

 

Mientras que el número de personas con inseguridad alimentaria moderada o grave se sitúa en 2 mil millones (26,4%); los bebés nacidos con bajo peso al nacer son 20,5 millones (uno de cada siete); los niños menores de 5 años afectados por retraso en el crecimiento (baja altura para la edad) son unos 148,9 millones (21,9%) en el mundo; mientras que los niños menores de 5 años afectados por desgaste (bajo peso para la estatura) superan los 49,5 millones (7,3%).

 

Por el contrario, los niños menores de 5 años con sobrepeso (alto peso para la estatura) se estiman en 40 millones (5,9%), y los niños en edad escolar y adolescentes con sobrepeso ya superan los 338 millones; lo que supone la mitad de los adultos obesos, que ya superan los 672 millones (13% o 1 de cada 8 adultos).

 

Las posibilidades de tener inseguridad alimentaria son mayores para las mujeres que para los hombres en todos los continentes, con la brecha más grande en América Latina. Y la situación es más alarmante en África, ya que la región tiene las tasas más altas de hambre en el mundo y sigue aumentando de manera lenta pero constante en casi todas las subregiones.

 

"Nuestras acciones para enfrentar estas tendencias preocupantes tendrán que ser más audaces, no solo en escala sino también en términos de colaboración multisectorial", han señalado los jefes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA). ), el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la OMS, en el prefacio que acompaña al informe.

 

El hambre está aumentando en muchos países donde el crecimiento económico se está retrasando, en particular en los países de ingresos medios y en aquellos que dependen en gran medida del comercio internacional de productos primarios. El informe anual de las Naciones Unidas también muestra que la desigualdad de ingresos está aumentando en muchos de los países donde el hambre está aumentando, lo que dificulta aún más que los pobres, vulnerables o marginados puedan hacer frente a la desaceleración económica y la desaceleración económica.

 

"Debemos fomentar una transformación estructural inclusiva y en favor de los pobres, centrándonos en las personas y ubicando a las comunidades en el centro para reducir las vulnerabilidades económicas y encaminarnos a nosotros mismos para acabar con el hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de desnutrición", han continuado los líderes de la ONU.