El Guijuelo vence con Lealtad... y oficio

Los jugadores celebran el gol de Nacho Rodríguez (Foto: Cristian Martín)
Ver album

El equipo de Rubén de la Barrera derrota por la mínima a un Lealtad combativo e intenso que generó muchos problemas al Guijuelo en la segunda mitad. En la primera, dominio absoluto de los 'verdes', que tiraron de trabajo para sacar tres puntos de oro.

FICHA DEL PARTIDO

 

1 CD GUIJUELO: Kike Royo; Raúl Ruiz, Jonathan, Ramiro, Aspas (m. 89 Ángel Sánchez); Palazuelos, Carlos Ramos, Luque (m. 85 Chema Antón), Gordillo; Romero (m. 70 Piojo) y Nacho Rodríguez.

 

0 CD LEALTAD: Keko, Álex Blanco, Omar, Aguilar (m. 47 Lobato); Mendi, Álex (m. 64 Rbert), Llano, Muñiz; Espina y Pedro Beda (m. 72 Camochu).

 

GOL: 1 – 0 minuto 4, Nacho Rodríguez.

 

ÁRBITRO: Brea Peón (colegio gallego). Amonestó a Jonathan (m. 58) y Carlos Ramos (m. 90) por parte del CD Guijuelo y a Álex (m. 27), Javi Rozada (m. 39) y Keko (m. 54) por parte del Lealtad.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 9 de Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en El Municipal a Guijuelo y Lealtad ante 500 espectadores. Lluvia y frío en lo meteorológico.

A la tercera llegó la vencida y el Guijuelo sumó ‘3’, jugando con Lealtad... como equipo y entre compañeros. Y es que el equipo de Rubén de la Barrera tuvo momentos de mucho brillo en su juego y una mayor continuidad en las acciones de ataque (primera mitad), y todo ello pese a que el estado del terreno de juego no estaba para ‘florituras’ como consecuencia de la lluvia.

 

El Guijuelo empezó intenso, combinando y creando peligro con mucha lealtad a su estilo, especialmente en una primera parte en la que los ‘verdes’ bordaron el fútbol en minutos mágicos con Luque, Romero, Nacho y Néstor haciendo de las suyas, pero bajando ese nivel en la segunda parte; en juego y continuidad de las acciones. El Guijuelo sufrió pero pudo lograr una victoria que, no en vano, mereció sin renunciar nunca a su estilo pese a que en la segunda mitad no gozó de la claridad necesaria y apeló al trabajo defensivo, incorporado como seña de identidad.

 

Rubén de la Barrera salió con todo en un partido en el que ganar era vital después de dos empates seguidos y frente a un rival ahora directo, que estaba a solo dos puntos del Guijuelo. Romero, Luque, Gordillo y Nacho Rodríguez formaban un ataque que a buen seguro desean muchos equipos de la categoría con el fin de ser intensos, tener la pelota y lograr el preciado bien del gol, imprescindible en esto del fútbol.

 

Desde el primer momento del partido, la consigna del Lealtad estaba clara, con una presión intensa en la salida de la pelota, acumulando muchos hombres en campo del Guijuelo para evitar una ruptura desde atrás. O lo que es lo mismo, destruir para salir rápido. No en vano, la primera ocasión fue para el equipo salmantino en un buen inicio de los verdes. En este caso, fue Luque el que no supo aprovechar un gran pase de Néstor dentro de área.

 

Acto seguido, en el 4, el Guijuelo iba a dar el primer golpe encima de la mesa gracias a su fútbol y a la calidad de sus hombres de arriba. Participaron Romero, Néstor y Nacho Rodríguez, aprovechando este último un gran pase del canario tras recuperación del ‘Genio’, plantándose ante Porrón y batiéndole por bajo como mandan los cánones del ‘9’ puro.

 

Pasaban los minutos y el equipo seguía trenzando buenas jugadas entre Luque, Néstor, Romero y Nacho, apoyados siempre en los hombres de atrás, para no dejar apenas entrar en juego a un Lealtad que tenía sus premisas claras.

 

En el 30, y como ya va siendo habitual, Kike Royo apareció para salvar al Guijuelo tras disparo de Pedro Beda, desde fuera, estirándose a la perfección para evitar el empate. Pero, en el 32, De la Barrera cogió compás, escuadra y cartabón y el Guijuelo ejecutó una de las mejores jugadas de la temporada.

 

Desde Palazuelos en área propia hasta Luque en área contraria, el balón pasó por Carlos Ramos, Néstor, Romero y Nacho Rodríguez para trenzar una salida de balón con rotura de líneas inmaculada que levantó al público de sus asientos… y eso que el campo estaba pesado y dificultaba la conducción. El fútbol, como se suele decir, hecho arte. No en vano, el agua frenaba la pelota en varias acciones ofensivas del equipo, estropeando buenas combinaciones.

 

Pero había que estar atentos; en el 37 Aguilar dio un susto a balón parado (otro arma de los asturianos) pero la bola se marchó a la derecha de Royo, haciendo justicia ante el juego de unos y otros. Carlos Ramos se había hecho imprescindible por su empuje y su garra en un partido en el que había que tirar de oficio y trabajo.

 

Nacho Rodríguez, antes de anotar el primer gol (Fotos: Cristian Martín)

 

EL GUIJUELO SALE ESPESO; TOCA OFICIO

 

En la reanudación, el guión del partido no varió en absoluto y el equipo de Rubén de la Barrera siguió intenso y llegando con mucha claridad al área de Porrón, pero sin concretar el segundo gol, que le diera la tranquilidad necesaria para evitar sustos de última hora. No en vano, el equipo de Javi Rozada tuvo dos claras oportunidades que solo la madera y la falta de acierto privaron del bien del gol. Además, los asturianos reclamaron tres penas máximas en todo el partido que, a su juicio, fueron tales.

 

De hecho, el segundo gol era más necesario que nunca porque el nivel de juego e intensidad había bajado hasta el punto de haber caído en el juego del rival, que tenía ahora opciones a la contra ante las mayores imprecisiones del Guijuelo.

 

En el 70, Romero dejó su sitio a Piojo para buscar más velocidad y frescura en ambos lados de campo y con el fin de intentar sentenciar un partido que se había complicado más de lo esperado. Cuatro más tarde, Néstor tuvo en sus botas la ocasión para cerrar el partido pero su disparo desde la frontal lo mandó a córner Porrón.

 

'El Genio' en una conducción de la pelota (Foto: Cristian Martín)

 

Pasaba el tiempos y el partido llegaba al momento caliente y ahí el Guijuelo debía mostrar su veteranía y la calidad de sus hombres, además de tirar de oficio para lograr tres puntos de oro. Y así fue porque el Guijuelo volvió a sumar tres puntos con dos partes bien diferenciadas pero que definen lo que ha hecho el equipo hasta ahora: fútbol y oficio. Y ahí, Carlos Ramos fue muy importante...

Noticias relacionadas