El Guijuelo suma un punto serio pese a topar con un campo que se alía poco con el juego

Guijuelo

El Guijuelo suma una punto tras el empate sin goles en la visita a la Arandina en un encuentro en el que el estado del terreno de juego fue enemigo de los intentos de juego. Por ocasiones, sobre todo en el segundo tiempo, mereció más. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ARANDINA: Nacho Zabal, Edu Payal (Leo Ramírez, min. 62), Nacho Ruiz, Saul, Sergio Noche, Rubén Garcés, Carlos Plaza (Jonathan Toro, min. 62), Edgar, Omar (Rubén Arroyo, min. 79) y Ruba.

 

CD GUIJUELO: Kike Royo, Raúl Ruiz, Aitor Aspas, Álvaro, Jonathan, Carles Marc, Jonxa, Pablo, Manu Dimas, Néstor Gordillo (Granell, min. 76) y Carmona.

 

ÁRBITRO: Carlos Fernández Buergo (colegio asturiano). Mostró cartulina amarilla a los locales Plaza, Nacho y Ruba y a los visitantes Pablo, Manu Dimas, Jonxa. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 32 de Liga disputado en El Montecillo de Aranda de Duero. 

No hizo falta mucho para saber que en El Montecillo no se iba a ver un partido precisamente divertido. Con poner el balón sobre el césped y observar su bote durante el calentamiento, los hombres de Fabregat tuvieron claro que no iba a ser un encuentro de combinaciones o florituras sino más bien de juego lo más directo posible en busca de ocasiones puntuales.

 

Finalmente sin la presencia de Pino en el once inicial, Fabregat apostó por mantener el mismo sistema de las últimas jornadas, con dos hombres arriba para presionar la salida de balón de la Arandina, dejando a Gordillo acostado a la banda izquierda. No hizo falta que pasara demasiado tiempo para comprobar que de poco iba a servir el intento de presión porque los locales optaban una y otra vez por sacar el balón en largo así que pasado el cuarto de hora el Guijuelo ya se situaba con un 4-2-3-1 y Gordillo con libertad de movimientos pero situado en el medio de esa línea de tres. 

 

Y es que sólo los balones que pasaban por sus pies daban la sensación de peligro real y eso que costaba encontrar acciones que se pudieran catalogar como combinaciones. De hecho las mejores aproximaciones, porque hablar de ocasiones quizás es exagerar, llegaban en acciones a balón parado o envíos laterales al área. Jonathan, en un par de esas situaciones, pudo cabecear pero fueron toques demasiado sutiles que acabaron en las manos del guardameta local.

 

El Guijuelo no encontraba cómo domar el balón pero lo que sí tenía absolutamente controlado era el ataque de la Arandina. El equipo local buscó llegar al área de Kike Royo con esos envíos en largo, diagonales o desde los laterales, que siempre despejó la defensa o el portero del equipo chacinero. Sólo un balón suelto en el área generó algo de desasoiego, pero sin ir a más antes de que llegara el descanso donde tocaba intentar buscar alguna solución que permitiera jugar donde apenas se podía. 

 

A la vuelta del vestuario la impresión es que el mensaje había sido similar en ambos bandos. Hay que probarlo en cuanto se pueda y en apenas tres minutos se sucedieron tres disparos sobre la portería desde fuera del área. Aitor Aspas y Dimas fueron los primeros en probar fortuna pero debía tener cuidado el Guijuelo en no destaparse porque intentó responder el equipo local con el mismo método y Omar, aprovechando un mal despeje de la zaga, estuvo cerca de dar un buen susto con un disparo que se fue ligeramente desviado.

 

Fue un adelanto de los intentos que se sucederían durante el segundo tiempo. A veinte del final Jonxa no acabó de engancharla bien en su disparo con el empiene y Nacho pudo detener, aunque no fue la mejor acción del portero local que un minuto después realizó la parada del encuentro tras la mejor jugada en combinación del Guijuelo. Una acción elaborada con centro raso de Gordillo, Jonxa dejó pasar para la llegada de Carmona que pudo cantar el gol si no hubiera sido por la intervención del guardameta local que lo evitó.

 

El punta lo intentó y lo intentó de todas las formas posibles, hasta el final, y de sus pies a cinco del final se originó una acción en la que se sucedieron hasta tres disparos peligrosos rechazados por la defensa de la Arandina. Juliá le pegó primero, Jonxa dentro del área pequeña recogió pero topó con las piernas de los defensas y acabó probando fortunda Adriá Granell pero su disparo se le marchó desviado.  

 

Ahí pudo estar el partido y ahí se confirmó que el Guijuelo estuvo más cerca de una victoria que no llegó. Al menos se sumó a domicilio y con dos partidos ahora por delante en casa se puede dar por bueno si la línea sigue siendo la misma. 

 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: