El Guijuelo sigue a medias

Los de Sito pierden un trabado partido de presentación y aún le faltan cuatro o cinco fichajes para completar la plantilla. Imágenes, en ESTA GALERÍA

El Guijuelo se presentó ante su afición a medias. Sí, a medias, porque aún le faltan cuatro o cinco fichajes para cerrar la plantilla, a lo que hay que sumar la desafortunada lesión de Ballesteros y las bajas de mayor duración como Jonathan o Garban. Faltan jugadores y trabajo a una plantilla que se hace a cuentagotas y que tiene el día 26 de agosto a la vuelta de la esquina en el estreno liguero.

Y eso se notó en el campo. Los de Sito hicieron unos buenos primeros minutos de partido y luego el equipo fue a ráfagas, lastrado por su falta de ritmo y de jugadores y de un árbitro que desquició a los dos equipos y a sí mismo, aunque eso no debe valer de excusa, no hay que entrar en ese juego.

El Guijuelo intenta jugar, sí, pero aún no sabe bien como hacerlo aunque hubo momentos que sí encontró una buena salida del balón con Tejedor encontrando a un Ochoa que mostró una muy buena cara, para enlazar, bien con Romero, o bien con unas bandas con Joni y Manu Moreira, muy activos. Pero, en otras ocasiones, o el balón se rifaba o la falta de movilidad y de espacios hacían que la pelota fuese a parar a los pies del rival.

No obstante, los salmantinos comenzaron el choque de la mejor manera posible con un gol en el minuto 4, gracias a un córner botado desde la izquierda por Ochoa, que remató solo en el segundo palo el central Manolo, llevando los aplausos a la grada y llevando el peligro en los primeros minutos del choque de puesta de largo.

A partir de ahí, los de Sito controlaron el balón y el juego e intentaron mover la pelota pero se nota que al equipo le falta trabajo por hacer, aunque contar en tus filas con Romero facilita muchos las cosas.

Y precisamente el ‘genio’, dentro de su mundo, recibió demasiadas patadas que terminaron por cabrearle hasta que en el minuto 14 respondió con un cabezazo ‘a lo Zidane’ que le costó la tarjeta amarilla, pero está claro que hay un gran temor del rival cuando Romero tiene el balón en los pies.

No obstante, el partido no tenía mucha calidad y perdió algo de buen juego pero no intensidad ya que el árbitro se encargó también de castigas con demasiadas tarjetas al Guijuelo. Una de ellas, en el minuto 40, le costó al CD Guijuelo el empate por unas manos dudosas de Manu Moreira que el árbitro pitó dentro del área, cuya pena máxima se encargó de transformar Santi Amaro.

Y así concluyó una primera parte con poco que contar aparte de los dos goles y alguna acción aislada del Guijuelo por banda con Joni o Manu Moreira y de Rubén o Matías por el Cacereño.

En la segunda parte, más intensidad y más tensión
En la segunda parte, los de Sito comenzaron más imprecisos de lo normal y sin encontrar una salida fácil del balón desde atrás y muestra de ello es que Tejedor se veía obligado en ocasiones a pegar el pelotazo, dando la bola casi por perdida.

El partido seguía muy trabado, con muchas interrupciones y errores arbitrales para ambos equipos, pero lo que está claro es que no parecía un amistoso, ni mucho menos. Ochoa la tuvo en el 50 con un remate flojo que atrapó Fuentes y en el minuto 58 llegó el 2-1 merced a un penalti cometido sobre Manu Moreira que lanzó Adri pero paró Fuentes. No obstante, allí estaba el recién salido Juanmi para coger el rechace y mandar el balón dentro.

A partir de ahí el Guijuelo se animó, pero un error del colegiado tras no pitar una falta sobre Hugo Salamanca en el medio campo, dio lugar a una contra del Cacereño que terminó en falta al borde del área y Valverde la ejecutó a la perfección para batir a Molina. Era el minuto 63.

Solo cinco más tarde, el Cacereño se adlantaba (2-3) con un gol de Chapi tras un clamoroso fallo del guardameta Molina que erró en la salida hacia un lateral, hecho que aprovechó el Cacereño para poner un centro y rematar de cabeza al fonde de la red.

Mientras tanto, el partido seguía trabado, con un árbitro malo y poco afortunado en sus decisiones, que le llevó a la expulsión de Adri en el minuto 85 por formar una tángana después de una falta para poner el colofón a un partido desastroso del de negro.

Pero está claro que el Guijuelo no puede entrar en ésas, y como ejemplo vale el año pasado, aunque las circunstancias de trabajo no son las mismas. A falta de menos de dos semanas para el inicio de la liga, faltan cuatro o cinco fichajes, no están ni Garban ni Jonathan y la mala suerte se ceba con Javi Ballesteros. Todo hace para que el Guijuelo esté a medias.

FICHA TÉCNICA

CD GUIJUELO: Montero (m. 60 Molina); Valero, Ismael, Tejedor (m. 85 Mendi), Joni (m. 72 Diego); Ochoa (m. 85 V. Abajo), Adri, Manolo (m. 85 Jorgito), Manu; Romero (m. 57 Juanmi) y Hugo Salamanca (m. 85 Gonzalo).

CACEREÑO: Vargas; Jaraiz, Palero, Gonzalo, Juli Ferrer, Checa, Rubén, Santi Amaro, Matías, C. Valverde y Chapi.

GOLES: 1-0 Min. 4, Manolo. 1-1 Min. 40, Santi Amaro. Amonestó a Romero (m. 14), Tejedor (m. 39) y expulsó por doble amarilla a Adri (m. 85) por parte del Guijuelo. Por el Cacereño, Chapi vio la amarilla en el minuto 52.

ÁRBITRO: Hernández Cifuentes.

INCIDENCIAS: Partido de preparación del CD Guijuelo ante su afición, disputado en El Municipal de Guijuelo ante más de 300 espectadores.