El Guijuelo recupera la sonrisa a base de fútbol

El CD Guijuelo logra una gran victoria, corta la sangría de derrotas y vuelve a demostrar su fútbol y goles en un partido con sensaciones renovadas. Chuchi, Pastor y la solidez atrás, claves, pero ante todo destacó el bloque.

 

(Foto: Chema Díez)

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Felipe Ramos; Antonio Moreno, Jonathan, Gonzalo, Razvan; Moreno, Valero (m. 76 Yeray), Fran Pastor, Chuchi (m. 90 Ramiro; Nierga (m. 84 Garban) y Lambarri.

 

REAL AVILÉS: Alejandro; Cerrudo (m. 81 José María), Dani López, Berna, Borja García; Pascual (m. 70 Jairo), Kiu, Geni, Ito; Álex Arias y Omar (m. 70 Badin).

 

GOLES: 1 - 0 minuto 12, Chuchi. 2 - 0 minuto 20, Lambarri. 2 -1 minuto 54, Kiu. 3 - 1 minuto 60, Fran Pastor.

 

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (colegio gallego). Amonestó a Gonzalo (m. 61) y expulsó por roja directa a Antonio Moreno (m. 90) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 26 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en El Municipal a Guijuelo y Real Avilés ante 600 espectadores.

Sonrisa de oreja a oreja, y no es para menos. El Guijuelo está de vuelta y lo ha hecho a base de buen fútbol, goles y espectáculo para redimirse y curarse las heridas después de cinco derrotas seguidas. Y, sin duda, ésta era la mejor manera de hacerlo.

 

Todos aportaron, todos dieron lo mejor de sí mismos, y el equipo encontró el gol que la devuelve la sonrisa en un choque donde 'el profe' Chuchi volvió a dar una lección sobre cómo jugar a esto del fútbol. La velocidad  y el regate de Pastor, la posición de Nierga (falso extremo - punta), la pelea de Lambarri y la seguridad atrás, fueron noticias más que positivas. Pero ante todo el bloque, que se sobrepuso a unos momentos de dudas tras el 2-1 como lo hacen los grandes, haciendo el tercero.

 

De este modo, los de Fernando Estévez cortan la sangría de cinco partidos perdidos y aprovechan errores ajenos para colocarse a tiro de play off, a solo un puntos del cuarto puesto.

 

Fernando estévez salió de inicio con un once en el que introdujo varias novedades, entre ellas la inclusión de dos puntas en el equipo, algo inédito hasta el momento, con el fin de intentar dotar al equipo de más presencia arriba y más gol. Atrás, y después de muchas jornadas, el andaluz recuperó la pareja Jonathan - Gonzalo en el eje de la zaga.

 

La variante táctica se basaba en dejar todo el costado zurdo para Razvan con Nierga y Chuchi apoyando a ese costado en ocasiones pero con el fin de generar superioridades por dentro y por fuera y sorprender en beneficio del gol.

 

El choque comenzó con un primer susto para el Guijuelo en el minuto 1 de partido merced a una falta lateral botado por Dani López que remató solo Ito pero la pelota se fue desviada, por fortuna para los salmantinos. El equipo había salido algo precipitado y nervioso sabedor de lo que se jugaba en un día como éste.

 

Pero poco a poco, el equipo comenzó a recuperar sensaciones y a volver a ser ese Guijuelo que batió records en la primera vuelta. Y así lo reflejó a la perfección cuando 'el profe' Chuchi se encontró una pelota en el área, dribló con gran calidad a Alejandro y anotó a placer para celebrar un gol con rabia contenido que era algo más que un gol. Era el principio de la reacción...

 

Y tanto, porque solo 8 minutos más tarde y después de una segunda jugada tras saque de esquina, el Guijuelo iba a hacer el segundo merced a un gran centro en escorzo de Razvan que cazó en el área pequeña Lambarri al más puro estilo '9' para hacer el segundo, reventar de alegría contenido y hacer el segundo. Cosas del fútbol y estados de ánimo, el Guijuelo había hecho más goles en 20 minutos que en los últimos cinco partidos.

 

Todos aportaban, todos sumaban, pero la rapidez de Razvan y la clase de Chuchi daban jerarquía al juego de un equipo que era otro bien distinto, con otra mentalidad y con nuevas sensaciones en el campo. El fútbol volvió a brotar por las botas de cada uno de los jugadores que movían la pelota con rapidez y acierto, mareando a un Avilés que se perdía entre tanto 'verde'. Fran Pastor y Lambarri volvían locos a los defensas, igual que un Nierga, cuya posición de falso extremo generaba muchas dudas en la zaga asturiana.

 

Lambarri calebra el gol anotado con sus compañeros (Foto: Chema Díez)

 

De hecho, hasta el final de los primeros 45 mintuos, las ocasiones y el juego solo tenían un dueño y ése era el CD Guijuelo. Hasta Felipe Ramos, 'invisible' todo el partido, sacó una mano en el 40 para salvar el primero del Avilés a disparo de Kiu, en una intervención de mucho peso.

 

PRIMERO SESTEA Y LUEGO REMATA

 

En la reanudación, el Guijuelo salió más relajado y fruto de esa sensación, llegaron los problemas. Y es que, cualquier despiste o falta de intensidad, se pagan caros. Precisamente en uno de esos momentos, y tras un rechace, Kiu enganchó la pelota y batió con un buen disparo a Felipe Ramos, poniendo el 2-1 en el marcador. Acto seguido, Omar tuvo otra ocasión pero la suerte se alió con el Guijuelo y la pelota pegó en el larguero.

 

Pero, cuando un equipo tiene confianza y se encuentra en estado de gracia, hasta los malos momentos son efímeros. Y es que, del 2-2, el partido pasó al 3 - 1 con un gol digno de salir en todos los resúmenes. El extremo Fran Pastor cogió la pelota, dribló a tres jugadores y dentro del área batió con gran calidad a Alejandro para hacer el tercero y poner tierra de por medio. La grada se levantó ansiosa de más y más.

 

A partir de ahí, y hasta el final del choque, el CD Guijuelo se gustó y disfrutó sobre el terreno de juego, sensación que no había tenido en los últimos cinco partidos. Y jugó, vio y venció con solvencia. Mejor manera de reaccionar, imposible, y con una sonrisa... de fútbol. Al final, el partido se empañó por la expulsión por roja directa de Antonio Moreno por motivos que, de momento, se desconocen.

Noticias relacionadas