El guía turístico sueña con volver a llenar sus agendas: "Somos embajadores de la ciudad y necesitamos ayuda"
Cyl dots mini

El guía turístico sueña con volver a llenar sus agendas: "Somos embajadores de la ciudad y necesitamos ayuda"

Eneida Pérez

Eneida Pérez y Antonio Rojo analizan un futuro para el que necesitan el apoyo de las instituciones, pero sobre todo el de los salmantinos: "Necesitamos ayudas fiscales, por ejemplo en la reducción de la cuota de autónomos y la reducción del IVA".

Días de silencio y soledad han dado un respiro a las calles de Salamanca. Su grandiosidad plasmada en los distintos monumentos, calles y plazas que crean a una de las ciudades más bonitas del panorama nacional, ha sido redescubierta, en este caso desde la lejanía, pero con la proximidad del que desea volver a disfrutar de cada pequeño detalle. 

 

Volver a mirar a la rana, aunque ya sepas donde está, pero por si acaso. Volver a preguntarte si de verdad detrás de alguna de las conchas está el tesoro del que tantos hablan o dar una vuelta por el puente romano. Volar por el cielo de Salamanca como si del astronauta de la Catedral se tratase o compartir una larga caminata desde los bares de Van Dyck hasta el precioso Barrio del Oeste.

 

Todos hemos echado de menos nuestra ciudad, pero quizás de manera especial aquellos que se encargan de mostrar su particular encanto a turistas deseosos de sentirse charros por unos días. Los guías turísticos han visto paralizado su trabajo, con mucha incertidumbre miran esperanzados el futuro con más ganas que nunca, acompañados de mascarillas, geles y un protocolo con todavía ciertas lagunas.

 

"Todavía no hemos cerrado el sentido de las visitas", asegura Antonio Rojo, miembro de la Asociación de Guías Turísticos de Salamanca, "es algo que tenemos que cerrar con el Ayuntamiento y la policía. Incluso en el casco histórico de la ciudad existiría la posibilidad de establecer un sentido para evitar que los distintos grupos se crucen. De la misma manera, la forma de actuar en distintos puntos muy concurridos de la ciudad, como puede ser la fachada de la Universidad o la Catedral. También está pendiende de resolver el protocolo de actuación dentro de los monumentos".

 

En la misma línea su compañera de profesión, Eneida Pérez, considera que todavía es pronto para tener una seguridad de cómo se llevarán a cabo las visitas dentro de los respectivos monumentos, ya que la fase 3 todavía está lejos. "Siempre nos adaptaremos a las medidas de cada uno de ellos, puede darse el caso de que tengan medidas extraordinarias, independientemente de aquello que se nos marque de por sí a nosotros", explica.

 

¿Dicha incertidumbre genera miedo? "Pienso que la palabra miedo debemos dejarla a un lado, tenemos que tener precaución, certeza siguiendo los protocolos y ser prudentes sin caer nunca en el descuido, pero sin miedo. De esto saldremos con un mayor sentido de la responsabilidad, del buen hacer, solidaridad y colaboración por parte de todos. Considero que no debemos vivir con miedo, porque el miedo incapacita", continúa Eneida.

 

 

No sabemos qué va a pasar y cómo vamos a volver, no hay seguridad

 

"Creo que hemos pasado lo peor, estamos totalmente parados. Yo siempre digo que una de las peores cosas que puede ocurrir en la vida es la incertidumbre y ahora mismo está a la orden del día. No sabemos qué va a pasar y cómo vamos a volver, no hay seguridad. Al final, hasta que no haya una vacuna seguirá habiendo miedo a viajar y la situación será complicada. En el sentido más positivo y optimista ojalá que el final del tunel esté a finales de este año o principios del que viene", considera el miembro de la Asociación.

 

Una función imprescindible para conocer la ciudad de Salamanca que cambiará en grandes rasgos su forma de trabajar. ¿Se hace una imagen de cómo será la vuelta a las calles? "La verdad es que me lo he imaginado muchas veces a lo largo de la cuarentena, el cómo sería ese primer encuentro. Es una sensación extraña, porque el guía normalmente suele ser una persona cercana de cara al resto y al ser necesario el distanciamiento...También el hecho de no mostrar los gestos o expresiones como consecuencia de la mascarilla, lo que quitará algo de lucidez y de belleza a la propia visita. Aun así, intentaremos que la gente se sienta segura y tenga confianza para desarrollar una visita lo mejor posible dentro de la nueva normalidad", señala Antonio.

 

"Yo sí me la he imaginado. Me veo con grupos más pequeños, no tiene que ser un problema, pero sobre todo las mascarillas, pantallas y distancia social me producen cierta extrañeza. En nuestra profesión la comunicación verbal y no verbal es fundamental, por lo que tendremos que hacer todo lo posible para solventar esa distancia que se nos exige y que todo se haga desde la mayor normalidad y naturalidad posible, siempre velando por la seguridad ante todo. Calidad y seguridad. La nueva normalidad nos resultará extraña al principio, pero queremos volver y para ello tenemos que adaptarnos, siempre primando la calidad de nuestro trabajo", responde Eneida.

 

¿Os habéis sentido respaldados por las distintas instituciones? "Está claro que se está apoyando al sector turístico y solo espero que este trabajo continúe. Me preocupa especialmente, qué es lo que va a suceder cuando el estado de alarma finalice, puesto que tenemos que tener en cuenta que una cuestión es la posibilidad de trabajar y otra que haya turistas a los que ofrecer el servicio. Necesitamos que siga habiendo apoyo por parte de las administraciones hasta que el turismo internacional no vuelva a recuperarse. Tenemos que ser conscientes de la importancia de los guías, que no se deje de valorar esta profesión con todo el mérito que creo que tiene el ser embajadores de la ciudad y ser un punto de unión con el turista", explica Eneida.

 

"Principalmente por el Gobierno", comenta Antonio "al poder acogernos a la prestación extraordinaria por cese de actividad. A día de hoy hemos tenido un encuentro con el Ayuntamiento en el que se han establecido una serie de propuestas, pero todavía no hay nada efectivo, ni nada en marcha. Estamos esperando que tanto el Ayuntamiento como la Diputación se involucren en apoyar al sector de guías y poner en marcha una serie de planes de reactivación de la actividad".

 

¿Cuáles podrían ser esos planes de reactivación? "Por ejemplo, elaboracion de visitas y paseos por la ciudad, donde los guías podamos volver a tener contacto con las personas. También es muy importante el marketing, además del nivel fisical. Necesitamos ayudas fiscales, por ejemplo en la reducción de la cuota de autónomos y la reducción del IVA, ahora mismo se carga al servicio un 21%, será muy difícil impulsar su contratación si no se reduce. De la misma forma, que alargar el cese del cobro extraordinario, hasta que los ingresos de normalicen. Por último, también creo que es importante la vigilancia de la competencia desleal y el intruismo, que lleva a una economía sumergida".

 

¿Qué es lo que más has echado de menos Eneida? "Si de algo me he dado cuenta durante este confinamiento es que me encanta mi trabajo, así que he echado de menos todo. Desde el contacto con el cliente, pasando por mis compañeros, la calles, la libertad...hasta el poder gestionar mi trabajo, salir y entrar a un museo. Todo, todo lo que tenga que ver con mi trabajo. Me he dado cuenta de la gran vocación que siento por el trabajo que desempeño y el amor que tengo a mi tierra. Me he emocionado mucho viendo Salamanca vacía y sueño con volver a la normalidad y además mejorada".

 

La soledad de los monumentos, ¿qué sentiste Antonio?. "Fue una sensación de tristeza por lo que significaba con respecto a nuestro trabajo, pero al mismo tiempo sentí alivio al ver la propia belleza de la piedra por sí sola. El arte brillando por sí mismo, valorando la arquitectura sin nadie que esté observando. Creo que es algo histórico, que la propia arquitectura sobreviva sola en la ciudad sin nadie paseando por sus calles, observando ni explicando. Tristeza en lo profesional y personal, pero belleza como apasionado de mi ciudad".

 

 A través de una pantalla, tratarán de mostrar al mundo y con más ilusión que nunca lo mismo de manera diferente. "Somos embajadores de nuestra propia ciudad", los dos tienen la misma idea, pero sin olvidarse de una dura realidad que envuelve al sector turístico, siendo este un pilar fundamental de nuestra ciudad. Cuando se pueda, ¿por qué no conocer más nuestra ciudad?

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: