El grupo salmantino Patio Chico pone este fin de semana la nota flamenca en los jardines de Santo Domingo

El recorrido “Mi nombre es Teresa” y la dramaturgia “El estudiante de Salamanca” en la Cueva completan la oferta escénica.

La oferta cultural regresa un fin de semana más a la ciudad a través de las diferentes actuaciones organizadas dentro del programa Plazas y Patios. Este sábado 15 de agosto, a las 22:30 h., los jardines de Santo Domingo de la Cruz acogen un nuevo concierto, dentro del ciclo musical MasFlamenco. En esta ocasión será el grupo salmantino Patio Chico quien ofrezca un recital donde el baile de Alicia Almeida, las guitarras de Javier y Miguel Serrano, el percusionista Ramón Bermúdez y la voz de Emilio Salazar llenarán de duende charro la noche.

 

La Plaza de San Benito acogerá mañana viernes la representación de “El crimen del fraile Luis”, de la mano de Etón Teatro. A las 20’30h, y a partir de un texto original de Ángel González Quesada, los espectadores podrán disfrutar de esta pieza teatral de calle, que pretende reflexionar de modo cercano y atractivo sobre la obra, el pensamiento y la vida del fraile Luis encadenado, más que a la celda inquisitorial, a ciertas intolerancias.

 

Continuando en el apartado escénico, el sábado y el domingo se ofrecen tres nuevos pases del recorrido teatralizado Mi nombre es Teresa, un paseo por los principales espacios de la ciudad vinculados a la santa, interpretado por la compañía Los Absurdos Teatro. El punto de encuentro es la Casa de la Santa Teresa y, a partir de ahí, el recorrido continúa por la plaza de Monterrey, calle Compañía, plaza de San Benito, Patio de Escuelas Mayores, trasera de la Casa Museo Unamuno, Catedral, Plaza de Anaya y finaliza en el Convento de San Esteban. El sábado se han programado dos pases, a las 12’00 y a las 19’15 y el domingo un pase, a las 12’00h.

 

El viernes y el sábado, a las 21:00, 21:30 y 22:00, en la Cueva de Salamanca, se representará un fin de semana más El estudiante de Salamanca, breve adaptación teatral de El estudiante de Salamanca con la que acercar la obra al espectador de hoy, con grandes dosis de humor, terror, misterio y acción. La pieza pone de relieve la importancia de su protagonista y lo vincula con Salamanca y, más concretamente, con uno de los lugares más emblemáticos y legendarios de la ciudad, la llamada Cueva de Salamanca, esa en la que el Diablo sigue dando clases de ciencias ocultas a un selecto grupo de alumnos, la misma en la que se encuentra una de las entradas al Infierno.