El Gobierno remata la modernización del regadío de La Armuña con 4,7 millones ejecutados en 2018
Cyl dots mini

El Gobierno remata la modernización del regadío de La Armuña con 4,7 millones ejecutados en 2018

El proyecto, anunciado en 2014, ha llevado algo más de los cuatro años previstos. Tras los diferentes anuncios de inversión o partidas presupuestarias, es difícil saber cuánto ha costado en realidad.

Uno de los proyectos más esperados en Salamanca, el de la modernización del regadío de La Armuña, ha llegado finalmente a buen puerto. El Gobierno ha rematado la parte que le correspondía con una inversión de 4,7 millones de euros durante 2018 para una inversión final cuyo total es difícil de conocer por el baile de cifras entre las anunciadas, las presupuestadas y las ejecutadas, que no siempre coinciden. En noviembre pasado ya anunciaba que el proyecto estaba finalizado.

 

Según una respuesta parlamentaria, durante 2018 el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación invirtió en el regadío de La Armuña 4.773.861 euros. Esta es la cifra ejecutada, es decir, la gastada de manera efectiva. Pero, ¿cuánto era lo presupuestado? La realidad: que no es posible saberlo.

 

Cuando en abril de 2018 se anunciaban las partidas del presupuesto del Estado para Salamanca, la cifra era una de las más bajas de Castilla y León. El PP, por entonces en el Gobierno central, se sacó de la manga una partida de 12 millones de euros que el PSOE denunció porque no aparecía específicamente en el proyecto de presupuesto. Así es: no hay referencia específica a esta inversión en ninguna parte del proyecto, ahora prorrogado, por cierto.

 

"El PP dijo que había 12 millones de euros para esta inversión y vendió humo", dijo en aquel momento el diputado socialista David Serrada, y "por eso hemos pedido que nos digan dónde está esa partida" porque cree que no existe. De hecho, y según ha explicado, se trata de una partida genérica... para política forestal, que no tiene nada que ver con el regadío, "no hay ninguna partida específica para esa obra".

 

La realidad es que la obra se ha terminado ya con ese gasto final de 4,7 millones de euros sobre una inversión publicitada inicialmente de 41 millones de euros. En una respuesta parlamentaria contestada en febrero de 2018, el Gobierno daba más datos de lo que se había ido invirtiendo en la modernización del regadío de La Armuña. Según los datos oficiales, de los 41 millones finales, el presupueso que asumían los ministerios era de 25,9 millones. En 2016 se ejecutaron 7,4 y en 2017, otros 9 millones; en 2018, otros 4,7. En total, más de 21 millones de euros.

 

El total no cuadra con la cifra final. El resto de la parte con presupuesto ministerial correspondería a los ejercicios 2014 (1,5 millones anunciados) y 2015. Y el restante desde los 25,9 millones del Ministerio a los 41 millones anunciados, serían encomiendas de gestión a Tragsa, la empresa pública a la que se han encargado trabajos de este proyecto.

 

 

El proyecto del regadío

 

En julio de 2014, la entonces ministra de agricultura, Isabel García Tejerina, anunciaba una inversión de 41 millones de euros en dos fases para construir esta nueva infraestructura para los regantes, con un plazo de ejecución de cuatro años. El Gobierno actual ha sido el encargado de rematar la obra, que ya está terminada, a falta de la parte de la Junta de Castilla y León.

 

La obra en cuestión fue objeto de un encargo al Grupo TRAGSA el 20 de octubre de 2014 por el entonces Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. El expediente fue fiscalizado de conformidad por la Intervención General del Estado con fecha 18 de septiembre de 2014 y sometido a la aprobación del Consejo de Ministros el 17 de octubre de ese año.

 

El proyecto contemplaba dos fases. Por un lado, la construcción de una red de distribución y telecontrol, estaciones de bombeo, centros de transformación, la balsa de regulación y la impulsión; el presupuesto, 25 millones de euros. La segunda fase incluía los caminos y los desagües, con un presupuesto de 16 millones de euros. Hay que sumarle la concentración parcelaria y el proyecto en el que la Junta de Castilla y León anunció 84 millones de euros.