El Gobierno promete una "vuelta a la normalidad" progresiva y no da fechas pero apunta al final de Semana Santa

Rueda de prensa de la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros.

El restablecimiento de la vida cotidiana se hará de forma "progresiva", cuando se aproxime el fin de Semana Santa para consolidar las medidas y que el confinamiento no pierda "efectividad".

El Consejo de Ministros aprobaba este martes un real decreto ley que contempla la prórroga de un mes tras el estado de alarma de todas las medidas ya implementadas para mitigar el impacto del Covid-19, salvo las que tengan un plazo específico, y aprobaba más de 50 nuevas medidas en materia de alquiler, moratoria de cuotas a autónomos y pymes o un subsidio para contratos temporales o empleadas del hogar despedidas, entre otras. Además, espera tener "muy pronto" planes de reactivación e impulso económico.

 

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta tercera de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, han insistido en que con el decreto del pasado domingo de paralización de actividades no esenciales "no se ha detenido la economía", sino que se ha introducido en "una suerte de hibernación", ya que permite a las empresas adecuar sus plantillas para mantener una "base", no perder contratos y mantener cierta actividad productiva que se pueda reactivar tras el estado de alarma.

 

"Se trata de no parar y de tener un sistema basal de la economía para que cuando pasen los días podamos recuperar la normalidad; es como si hubiésemos prolongado las vacaciones de Semana Santa", ha indicado Montero, quien ha avanzado que el restablecimiento de la normalidad y la vida cotidiana se hará de forma "progresiva", cuando se aproxime el fin de Semana Santa para consolidar las actuaciones que han tenido efecto y el confinamiento no pierda "efectividad".

 

Asimismo, ha insistido en que se permite que las actividades esenciales se puedan seguir manteniendo y las empresas determinen en su marco la plantilla que necesitan para mantener un nivel de actividad basal "mínimo" para que cuando pase la Semana Santa se pueda recuperar la actividad económica "sin ninguna dificultad".

 

De hecho, Calviño ha dicho esperar que "muy pronto" haya planes para la reactivación y el impulso económico con el fin de que la economía recupere el ritmo que venía marcando hasta finales de febrero, cuando comenzó a tener impacto la pandemia del Covid-19.

 

Según la vicepresidenta, la economía española mantuvo su "enorme robustez" hasta finales de enero incluso mediados de febrero, por lo que ha pedido no contraponer el ámbito económico y la salud, porque para que haya un buen funcionamiento económico primero hay que atajar el problema sanitario.