El Gobierno exige a Murcia que retire el 'pin parental' y amenaza con ir a los tribunales

La portavoz, y ministra de Educación funciones, Isabel Celaá

El Gobierno da un mes a Murcia para retirar el 'pin parental' pero descarta intervenir la autonomía por este asunto.

El Gobierno dará un plazo de un mes al Ejecutivo de la Región de Murcia para que proceda a la retirada de las instrucciones enviadas a sus centros educativos a principios de curso donde permitía el 'pin parental', la posibilidad de veto de los padres a la asistencia de sus hijos a actividades complementarias en horario lectivo, que debían ser notificada previamente a las familias.

 

Así lo ha precisado este lunes la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, durante un acto de los socialistas vascos en Llodio (Álava). Según Celaá, su Ministerio formalizará un recurso por la vía contencioso-administrativa dentro de un mes si no obtiene respuesta del Gobierno regional de PP y Ciudadanos al requerimiento remitido el viernes pasado, aunque descarta intervenir la autonomía murciana por este asunto.

 

Celaá ha asegurado que el Gobierno "no" está barajando esta opción. "Vamos a ir viendo", ha afirmado, para recordar a continuación que lo que ha hecho el Ejecutivo es enviar un requerimiento al Gobierno de Murcia con el fin de que "reponga la legalidad y restaure un sistema educativo normalizado".

 

"No queremos ir a los tribunales", ha manifestado Celaá, quien ha apelado a la "sensatez y la moderación". El jueves pasado, la ministra anunciaba que recurriría por la vía judicial cualquier iniciativa "dirigida a socavar el derecho a la educación y censurar la actuación de los centros docentes y su profesorado" como el 'pin parental', una medida que considera "ilegal".

 

La Consejería de Educación de la Región de Murcia incluyó en sus instrucciones a los centros educativos la obligación de "dar conocimiento a la familias" de "las actividades complementarias de las programaciones docentes que forman parte de la propuesta curricular" y fuesen impartidas por personal ajeno al centro. Todo para que las familias "puedan manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades".

 

Esta medida, bautizada como 'pin parental' por las organizaciones que la han promovido, como Hazte Oír, ha sido exigida por Vox para prestar su apoyo a los presupuestos en comunidades gobernadas por Partido Popular y Ciudadanos como Andalucía y Murcia, donde se ha aceptado implantarlo.

 

Durante su participación en el acto de los socialistas vascos en Llodio, Celaá ha recordado que fue el Partido Popular el que, a través de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) -también conocida como 'ley Wert'- "retiró" a los padres y madres la "capacidad decisoria" que, a través de su presencia en los consejos escolares, tenían sobre las actividades y programas de los centros educativos de sus hijos.

 

Celaá se ha referido, de esta forma, a uno de los aspectos más polémicos de la LOMCE, reforma educativa aprobada en 2013 con el único apoyo del PP. Diversas plataformas educativas han denunciado desde entonces que esta norma, aún en vigor, ha reducido el papel de los consejos escolares -de los que forman parte los padres y madres de alumnos-, otorgándoles un papel más consultivo que decisorio en el control y gestión de los centros.

 

"Ellos retiraron en la LOMCE la capacidad decisoria de los padres y madres en los consejos escolares", ha denunciado Celaá, quien ha destacado que antes de la aprobación de dicha ley, los progenitores de los alumnos no eran "meros testigos" como ahora, y que tenían "voz" en la toma de decisiones sobre las actividades de los centros.

 

Además, ha recordado al líder del PP, Pablo Casado, que el currículum que actualmente se imparte en los centros de enseñanza "sale" de la LOMCE, y ha llamado la atención sobre el hecho de que el PP "asuma de manera automática y acrítica" una propuesta que, como la del 'pin parental', plantea recortar un currículum diseñado a partir de una ley del Partido Popular.

 

Celaá ha respondido a quienes defienden este sistema como una herramienta de "libertad". "Pongamos la cuestión en su justo punto. De lo que hay que hablar es de la libertad y del derecho superior del alumno, y de la gran capacidad que tienen los padres para acordar o no determinadas cuestiones dentro de los consejos escolares y de la autonomía de los centros educativos", ha añadido.