El Gobierno estudia cubrir todas las vacantes por jubilación de profesores, médicos y servicios sociales

El vicepresidente de la Junta, José Antonio De Santiago Juárez.

La Junta de Castilla y León pide poder rebajar la tasa de interinidad y moderar la tasa de reposición para ir rebajando los 4.500 interinos que tiene.

El vicepresidente y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, se ha reunido este lunes en Madrid con la secretaria de Estado de Función Pública, Elena Collado, para realizar el seguimiento del acuerdo de la Conferencia de Presidentes relativo a empleo público y para abordar aspectos incluidos en el acuerdo de legislatura que la Junta de Castilla y León firmó en octubre de 2015 con los sindicatos CSIF, UGT y CC.OO. Esta misma tarde, De Santiago-Juárez ha mantenido un encuentro con representantes de estas tres fuerzas sindicales para trasladarles los asuntos abordados con el Gobierno de España.

 

El Gobierno autonómico ha analizado uno de los acuerdos suscritos en la reciente Conferencia de Presidentes, en materia de empleo público. En concreto, tal acuerdo aludía a la “adopción de decisiones en materia de tasa de reposición, tanto general como para sectores prioritarios, de forma que garanticen un fortalecimiento equilibrado y sostenible de los efectivos en el conjunto de cada Administración Pública, en colaboración con el resto de Administraciones Públicas y con pleno respeto a los límites y reglas de gasto establecidos”.

 

El acuerdo también realizaba una mención expresa al porcentaje de interinidad en los servicios públicos esenciales y la búsqueda de fórmulas que permitan reforzar la estabilidad de las plantillas para garantizar una prestación de los servicios públicos de mayor calidad.

 

A este respecto, la secretaria de Estado ha manifestado que se está estudiando ofertar todas las plazas vacantes en 2016 por jubilación –al igual que se hizo el año anterior- en Sanidad, Educación y Servicios Sociales, y a ellas poder sumar gradualmente un porcentaje de las plazas no ofertadas en años anteriores; y así, sucesivamente, hasta reducir el porcentaje de interinidad hasta unos registros similares a los anteriores al periodo de la crisis.

 

Sobre esta cuestión, desde el Gobierno de la Nación se ha recordado que, precisamente, Castilla y León presenta una de las tasas de interinidad más bajas de España, próxima al 17 %. En la actualidad, hay 4.500 interinos más que al inicio de la crisis y la intención de la Junta de Castilla y León es reducir progresivamente esta cifra, siempre y cuando la regulación estatal lo permita.