El Gobierno de Mañueco se salta más de 50 veces los reparos de intervención para gastar 11 millones de euros

Alfonso Fernández Mañueco y Fernando Rodríguez, en su primera rueda de prensa tras ser implicado en el caso 'Mis Pollitos'.

El equipo de Gobierno contraviene los informes municipales para ejecutar gastos millonarios. Varios reparos concentrados el 21 de enero de 2017 suman casi diez millones.

El interventor municipal, órgano que se encarga de velar por la ortodoxia en la gestión del erario público en el Ayuntamiento de Salamanca, elabora cada año un informe con aquellas decisiones que se han tomado contraviniendo sus reparos, el apunte que hace cuando una operación se sale de las normas previstas para la ejecución del gasto público. Ese informe, al que TRIBUNA ha tenido acceso, contiene más de 50 decisiones que han sido tomadas en contra de los reparos de la intervención.

 

La mayoría corresponden a acuerdos tomados por el alcalde, la junta de gobierno y el pleno municipal, órgano al que han ido varias de estas cuestiones porque es el lugar último donde se decide. Sin ir más lejos, el equipo de Gobierno levantó los reparos del interventor municipal para pagar facturas de contratos caducados hace casi tres años como el de señalización. Fue el pasado mes de mayo y supuso más de 270.000 euros. 

 

Los gastos reparados y a los que se levanta el veto proceden de varias concejalías y se enumeran como servicios públicos esenciales o básicos. En la mayoría de ocasiones, la discrepancia se resuelve en el pleno, aunque también hay algunos resueltos por el propio presidente de la entidad local, en este caso, del Ayuntamiento.

 

Pero, ¿cuánto dinero se ha destinado a pagos que escapan a las recomendaciones o fiscalización de la intervención? Pues la cantidad no es escasa. Entre todos los expedientes reflejados rozan los 11 millones de euros en pagos que llevan los reparos del  interventor municipal, uno de los máximos funcionarios municipales.

 

Algunos de los pagos son muy abultados, aunque no se especifica a que cuestiones concretas se refieren, pero hay un caso muy sorprendente. Se trata de una serie de reparos con la misma fecha, el 21 de enero, que superan los 10 millones de euros repartidos en dos partidas de tres millones, dos de un millón más y varias más pequeñas. La explicación, partidas correspondientes a inversiones no ejecutadas en 2016 y que se incluyen en 2017. También hay partidas reparadas con fecha de 2016 y algunas que corresponden al OAGER.