El Gobierno cree que hay que dar por acabadas las clases presenciales en las universidades este curso

Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia en Salamanca

El ministerio cree que no es posible volver a las aulas y las universidades públicas acuerdan poner en marcha procedimientos telemáticos para la actividad y las evaluaciones.

El ministro de Universidades, Manuel Castells, ha comunicado a las comunidades autónomas que no considera oportuno reanudar las clases presenciales en lo que resta de curso debido a la epidemia del coronavirus. Sin embargo, se desconoce si esta postura se traslará a la propuesta que este jueves tiene que hacer llegar el ministerio sobre un final de curso condicionado por la pandemia y también por la 'selectividad' o la titulación de los alumnos en último curso universitario.

 

Según el diario 'El País', durante el debate en una reunión ministerial algunas comunidades se han manifestado a favor de terminar el curso en agosto y otras antes, pero el ministro considera que no se pueden reanudar las clases presenciales.

 

En un comunicado emitido tras la reunión, el ministerio reconoce que “la evolución de la pandemia en España, y en el mundo, es actualmente imprevisible, lo cual condiciona los plazos temporales en que sea posible retornar a la enseñanza presencial. Por consiguiente, debemos estar preparados para todas las eventualidades".

 

"Las universidades, con el apoyo de sus consejerías y de este ministerio, están organizando modalidades de enseñanza no presencial, tanto en las actividades docentes que aún se realizaran en este curso como en la evaluación final del curso. Cada universidad, en función de sus posibilidades, determinará la vigencia de dichas modalidades, así como las fechas de su aplicación según la evolución de la pandemia”, asegura el comunicado. Hay acuerdo total en contar con flexibilidad para la evaluación final.

 

Castelas se reunía telemáticamente este jueves con representantes de todas las comunidades autónomas para decidir cómo y cuándo acabar el curso académico 2019-2020 en las universidades españolas, donde las clases y las prácticas presenciales están suspendidas desde el pasado 16 de marzo. Una situación que, de momento, se iba a prolongar hasta mediados de abril y afecta a más de un millón de universitarios en España.

 

En la reunión de la Conferencia General de Política Universitaria, se planteban todos los escenarios posibles: desde que vuelva a haber clases presenciales hasta que no haya esa posibilidad en absoluto. La Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), por su parte, ya ha pedido a Castells que las soluciones prioricen a los estudiantes de último curso que tenían previsto obtener su título este año.

 

Así lo trasladó el presidente de la CRUE, José Carlos Gómez Villamandos, a los rectores en una carta tras reunirse el pasado lunes con Castells. En ese encuentro telemático, se valoraron los pros y contras de diversas opciones como realizar las evaluaciones finales de forma telemática o reducir parte del temario.

 

El calendario de las pruebas de la Evaluación para el Acceso a la Universidad (EvAU), la antigua Selectividad, que se realizan en instalaciones universitarias, condiciona el cierre del curso académico. Previstas inicialmente para antes del 19 de junio, el Gobierno y las comunidades autónomas decidieron la semana pasada aplazar las pruebas a finales de junio y principios de julio.