El Gobierno apunta a un comienzo de temporada en septiembre sin público en estadios y pabellones

Pabellón Multiusos Sánchez Paraíso de Salamanca (Foto: Arai Santana)

Las competiciones deportivas con público en septiembre parecen una quimera a tenor de lo apuntado por el ministro de Sanidad.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, fue interpelado por el inicio de la temporada de fútbol, que tiene previsto arrancar el 12 de septiembre, y cree que es difícil que pueda hacerlo con público, aunque pidió paciencia para ver cómo evolucionan los acontecimientos respecto a la pandemia de la COVID-19 y sus respectivas medidas para combatirlo. "Si se tuviera que tomar la decisión hoy, yo no lo veo, pero veremos cómo evolucionan las cosas y el CSD tomará la decisión", dijo

 

Por lo que apunta Illa, no preocupa tanto la situación de la gente dentro del recinto deportivo, donde se supone que los cubes tendrán que tomar las medidas para que se respete la distancia social como los accesos y salidas. "El problema es la llegada y la salida en los estadios. Ahí se concentra toda la gente a la misma hora y yo creo que es una situación evitable, que nos haría correr un riesgo innecesario. Tiene que primar la prudencia y el respeto a las opiniones que nos dan los técnicos y los expertos", recalcó.

 

Pero la situción no solo afectaría al fútbol si no también a otros deportes. Muchas Ligas apuntan a comenzar en el mes de octubre para dar margen y comprobar cómo evoluciona la pandemia pero hay disciplinas donde ya se ha puesto fecha de inicio. Es el caso de la Liga Femenina de baloncesto, que comenzaría a mediados de septiembre, mes en el que ya acumularía varias jornadas y, por lo tanto, se vería directamente afectada porque por parte de las autoridades existen aun más peros cuando se trata de competiciones en espacios cerrados como los pabellones. 

 

Una decisión complicada y que preocupa a los clubes de forma notable porque los ingresos por abonos de aficionados son vitales para muchos de ellos y más teniendo en cuenta que estos deportes, al contrario que el fútbol profesional, no cuenta con el importante desembolso con el que cuentan por derechos de televisión y tampoco la repercusión que consiguen por esas retransmisiones.