El gerente ante un posible rebrote de coronavirus: "Podríamos utilizar la zona de reanimación y alguna planta del nuevo hospital"

El gerente del Complejo Asistencial de Salamanca, Luis Ángel González, confirma a tribunasalamanca.com la apertura del nuevo hospital ante un posible rebrote en el mes de octubre. 

El gerente, Luis Ángel González (Foto: T. Navarro)

Al gerente del hospital, Luis Ángel González, le ha tocado vivir una de las etapas más duras que se recuerdan en el Complejo Asistencial de Salamanca. Hace poco más de un año fue nombrado para dirigir este 'barco' tras la salida inminente de su antecesora, Cristina Granados. A buen seguro, nadie podría predecir todo lo que estaba por venir, la pandemia de coronavirus que ha dejado un total de 371 muertos

 

La dimensión de esta crisis ha sido tan importante que en más de una ocasión se ha debatido si hubiera sido necesaria la apertura del nuevo hospital para poder dar atención a todoslos contagiados. "En la primera oleada de la crisis conseguimos no vernos desbordados con los espacios del Hospital Clínico y de Los Montalvos, manteniendo libre de COVID el Virgen de la Vega. Creemos que si hubiese un rebrote, con estos hospitales sería suficiente para contenerlo de nuevo", asegura.

 

Y por el momento, no queda claro si habrá un rebrote o no:"Hay expertos que ven posible un nuevo brote de Covid-19 en otoño y advierten de que las concentraciones de personas con la llegada del verano pueden facilitar la circulación del virus. En función de esas previsiones, puede ser que el otoño se complique dada la proliferación de infecciones respiratorias que se dan y que de alguna forma pudiesen facilitar la aparición de un rebrote; pero no es algo que podamos afirmar".

 

De haber un rebrote, González deja claro que con los tres hospitales charros "sería suficiente para contenerlo de nuevo, pero si fuese necesario podríamos utilizar la zona de reanimación y alguna planta de hospitalización del nuevo hospital con el equipamiento, los recursos humanos y los permisos preceptivos".

 

En este sentido, cree "que debemos estar preparados para cualquier contingencia que se pueda presentar tanto desde el punto de vista de la gravedad de los procesos asistenciales, como del número de pacientes a asistir". Sólo con la experiencia ganada por los profesionales ante la situación vivida, "podríamos decir que el hospital y todos su profesionales están más preparados ante un posible rebrote".

 

-¿Cómo se encuentra el hospital ante la nueva normalidad?

-"Después de una crisis sanitaria como la que acabamos de vivir, nuestros profesionales están cansados desde el punto de vista físico, pero sobre todo psicológico. Han sido semanas muy duras dando el 150%, conviviendo día a día con situaciones de máxima exigencia por los horarios de trabajo establecidos para afrontar la avalancha de enfermos, la continua toma de decisiones en situaciones extremas de gravedad y el desconocimiento ante una agente infeccioso nuevo, muy agresivo. Pero la profesionalidad de nuestro personal nos permite afrontar esta nueva etapa con responsabilidad y rigor".

 

-¿Qué tipo de medidas se van a adoptar?

-"La nueva normalidad nos obliga a retomar la actividad quirúrgica, las consultas externas y las pruebas diagnósticas adoptando todas aquellas medidas preventivas que se nos exigen, tanto para los pacientes, como para los profesionales. Estas medidas preventivas comportan llevar a cabo la adaptación y señalización de los espacios, una nueva organización en la composición de horarios asistenciales y agendas, así como la repriorización de todos los procesos para abordar de forma ordenada las listas de espera y el máximo rigor en la utilización de los equipos de protección, tanto para los pacientes, como para los trabajadores. Otro elemento fundamental es la restricción de entrada al hospital; con el objetivo de dificultar al máximo la posibilidad de nuevos contagios, pero salvaguardando la humanización asistencial en aquellos pacientes vulnerables tanto por su situación física o psicológica".

 

-¿Cuáles cree que son las más importantes para proteger a pacientes y trabajadores?

-"Creo que tenemos que abordar todos los procesos asistenciales con un seguimiento estricto de las medidas preventivas y de promoción de la salud. En primer lugar, llevar a cabo pruebas o test de detección a todos los pacientes que vayan a ser sometidos a un tratamiento quirúrgico, a una prueba diagnóstica intervencionista, o bien vayan a ser ingresados desde Urgencias u otro zona del hospital, con el objetivo de definir de forma clara las áreas COVID y no COVID, y qué tipo de pacientes van a albergar. Esta definición por áreas determinará los equipos de protección individuales que han de utilizar tanto los profesionales, como los pacientes. También será muy importante definir circuitos asistenciales perfectamente diferenciados dentro de las distintas áreas, así como la restricción de acceso a determinados servicios según la labor terapéutica o diagnóstica que vayan a desarrollar".

 

-¿Creen que habrá un nuevo brote?

-"Hay expertos que ven posible un nuevo brote de COVID-19 en otoño y advierten de que las concentraciones de personas con la llegada del calor en verano pueden facilitar la circulación del virus. Sí que es cierto que cuanto más amplia sea la capacidad de movimiento de la población, más amplia o probable va a ser la posibilidad de que emerjan nuevos casos. En función de esas previsiones, puede ser que el otoño se complique dada la proliferación de infecciones respiratorias que se dan y que de alguna forma pudiesen facilitar la aparición de un rebrote; pero no es algo que podamos afirmar con rotundidad".

 

-¿Está más preparado el hospital ahora? Si es así, ¿cómo se han preparado?

"Sólo con la experiencia ganada por los profesionales ante la situación que hemos vivido, el conocimiento que ya tenemos sobre el comportamiento de la COVID, y las reservas establecidas tanto de equipamiento como de espacios que se podrían dedicar a este tipo de pacientes, podríamos decir que el hospital y todos su profesionales están más preparados ante un posible rebrote. No obstante, cada situación es distinta y debemos estar preparados para cualquier contingencia que se pueda presentar tanto desde el punto de vista de la gravedad de los procesos asistenciales, como del número de pacientes a asistir". 

 

-¿Qué han aprendido después de estos meses?, ¿cambiarían algo? 

"Es necesario flexibilizar los espacios dentro de los hospitales, especializando centros, aumentando el nivel de cuidados y reasignando profesionales para adaptarse a una demanda diferente en muy poco espacio de tiempo. Es una gran lección que debe aprovecharse para futuros planes de preparación y respuesta.

 

Lo mismo cabe decir sobre la extraordinaria experiencia de colaboración entre niveles asistenciales, tanto para la planificación y coordinación de actuaciones de las gerencias territoriales, como entre los equipos y profesionales, con un rápido desarrollo de las interconsultas, elaboración de protocolos conjuntos, seguimiento colaborativo de pacientes, etcétera.

 

Las consultas telefónicas, telemedicina, portal del paciente, interconsultas virtuales Primaria-Especializada, así como la entrega de medicamentos en el domicilio de determinados pacientes, se han de generalizar.

 

La limitación estricta de recibir acompañantes y visitas nos ha obligado a poner en marcha mecanismos alternativos para la información a familiares y el acompañamiento de sus allegados, a través de aplicaciones móviles o telefónicas, que se habilitaron con el fin de reducir la presencia de personas en los hospitales y mejorar la calidad de la estancia".

 

-¿Qué va a pasar con los profesionales que no han parado en esta pandemia (vacaciones)?, ¿van a reforzar la plantilla?

"Gracias a la renovación de prácticamente todos los contratos que hicimos por la crisis COVID hasta el mes de octubre, que fueron en total 629 (aproximadamente un 25% más de la plantilla habitual), nuestros profesionales podrán tomarse las vacaciones para poder descansar a lo largo de este verano. Llegado el otoño, ya tendremos una referencia más o menos clara sobre la posibilidad de sufrir un rebrote y, si nos viésemos obligados, mantendríamos el refuerzo con dichas contrataciones".

 

-¿Cómo ayudaría el Nuevo Hospital a soportar un posible rebrote?

-"El Nuevo Hospital se encuentra en pleno desarrollo del Plan de montaje del equipamiento y finalizando las obras de las plataformas de acceso, así como el vial. En la primera oleada de la crisis conseguimos no vernos desbordados con los espacios del Hospital Clínico y de Los Montalvos, manteniendo libre de COVID el Virgen de la Vega. Creemos que si hubiese un rebrote, con estos hospitales sería suficiente para contenerlo de nuevo, pero si fuese necesario podríamos utilizar la zona de reanimación y alguna planta de hospitalización del nuevo hospital con el equipamiento, los recursos humanos y los permisos preceptivos".

 

-¿Con qué cuentan? Respiradores, UCIS... 

-"En la actualidad gracias a los equipos existentes en el complejo hospitalario, más los que se están adquiriendo para el Nuevo Hospital, sumados a los equipos de reserva centralizados en la Gerencia Regional, no tendríamos problemas para mantener equipados los puestos que fuesen necesarios en el Área de Críticos ante un posible rebrote. En cualquier caso, cabe recordar que contamos con la gente y con su responsabilidad ante esta crisis, como se ha demostrado en todos estos meses, ya que la mejor respuesta es la prevención mediante el distanciamiento social, las mascarillas, el lavado de las manos y no tocarse cara, boca y ojos. No hay que bajar la guardia".

Noticias relacionadas

Comentarios

Parole, parole,parole.... 02/07/2020 09:00 #14
Más vale que no tengamos rebrote, recursos materiales 0( cero).Recursos Humanos escasos. Este hospital es una vergüenza y solo vende humo.
Parole, parole,parole.... 02/07/2020 09:00 #7
Más vale que no tengamos rebrote, recursos materiales 0( cero).Recursos Humanos escasos. Este hospital es una vergüenza y solo vende humo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: