El futuro de las pensiones: las trabajadoras salmantinas, a cola de España en cotizaciones

Fotos: Arai Santana

La base de cotización de las mujeres salmantinas, lo que los trabajadores van sumando para prestaciones y pensión, está 300 euros/mes por debajo de la de los hombres.

Los sueldos de hoy son las pensiones de mañana. Esa es la fórmula básica para miles de trabajadores asalariados de Salamanca pendientes de lo que pone en el apartado de cotizaciones de su nómina. Y para las trabajadoras salmantinas, el panorama es bastante sombrío incluso ahora que los sueldos empiezan a recuperarse.

 

Según la última estadística de bases medias de cotización del Régimen General de asalariados, en el que están inscritos más de 15 millones de trabajadores por cuenta ajena, existe una brecha muy importante entre las bases de cotización de las trabajadoras salmantinas y las de los hombres. La estadística se centra en las cotizaciones por contingencias comunes, que son con las que se financian las pensiones y las prestaciones de incapacidad temporal y permanente. 

 

Estas bases son las que se usan para establecer la base reguladora que servirá para fijar la cuantía de las pensiones y resto de prestaciones. La base de cotización incluye todas las percepciones del trabajador, ya sean en dinero o en especie. Sobre estas bases medias de contingencias comunes se aplica un porcentaje del 28,3% (4,7% a cargo del trabajador y 23,60% aportado por la empresa) y la cuantía resultante es la que se aporta al sistema.

 

Para empezar, decir que Salamanca está en la zona 'templada', con unas bases de cotización, la remuneración total que recibe un trabajador, que se mueven entre los 1.600 y los 1.700 euros. Según la estadística, de junio de 2019, la base media de cotización en España era de 1.823 euros mensuales, y en Castilla y León está entre 1.700 y 1.800 euros/mes.

 

En cuanto a las bases por sexos, en Salamanca la media es de 1.700/1.800 euros para los hombres, pero la de las mujeres está casi a un mundo: entre 1.400 y 1.500 euros/mes, casi un 30% por debajo de lo que los hombres van sumando para prestaciones y jubilaciones futuras. Las trabajadoras salmantinas tienen su base de cotización en el penúltimo peldaño más bajo del país, y muy lejos de las trabajadoras vascas, madrileñas o barcelonesas, que superan los 1.800 euros/mes de media y están en la cúspide.