El futuro de la plaza de Los Bandos: lo que los salmantinos ya dijeron sobre lo que había que hacer

Los Bandos

La consulta vecinal y las conclusiones del grupo de trabajo son un buen punto de partida para el futuro proyecto, el gran 'debe' de la comisión municipal formada en su día que no logró aprobar un diseño pero sí definir lo que se quería.

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha anunciado para esta legislatura la definitiva reforma de la Plaza de Los Bandos. Va a ser un nuevo intento de definir la estructura de este lugar, que lleva 20 años buscando una nueva identidad. El consistorio deberá decidir qué quiere hacer en esta plaza, pero cuenta con un importante punto de partida: que los salmantinos ya se pronunciaron sobre lo que querían que se hiciera en Los Bandos.

 

La polémica sobre la reforma de la plaza ha estado presente durante muchos años, vinculada al fallido proyecto del parking subterráneo, pero también a otras muchas iniciativas. Desde 1996 a 2018, la histórica plaza ha tenido siempre alguien dispuesto a cambiar su aspecto. Estos son los proyectos conocidos, pero no realizados. Mientras llega el turno del próximo intento, se ha hecho un trabajo que quedó incompleto, pero nada desdeñable.

 

Desde hace casi tres años, este enclave histórico se ha visto inmerso en un debate sobre su estado y futura definición urbanística. El motivo, el último proyecto para reformarla. Fue presentado por primera vez el 11 de octubre de 2016 cuando el exalcalde Fernández Mañueco dio a conocer de manera unilateral un proyecto que cambiaba por completo el aspecto de la histórica plaza y que fue ampliamente rechazado. Una asociación la definió como una plaza 'de catálogo'

 

Tras ese rechazo, el entonces portavoz de Ciudadanos, Alejandro González, decidió asumir el liderazgo del proceso para decidir qué se hacía en esta plaza y se formó una comisión al efecto. Llegó a decir que se dejaría partir la cara por este asunto, y el caso es que recibió críticas porque no logró completar su trabajo: es cierto que no hay un proyecto definido, pero que sí logró avances que deben ser el punto de partida para el futuro.

 

Para empezar, se dio audiencia a todos los implicados, también a las autoridades internacionales de patrimonio, algo que desdeñó hacer el exalcalde. González quiso la participación de las autoridades y un informe de Patrimonio Cultural de España calificó de necesario consultar a Unesco lo que se fuera a hacer por los antecedentes negativos acumulados con el fallido proyecto del parking.

 

Después se hizo un trabajo del que salieron algunas conclusiones. La primera, que la plaza necesitaba librarse del tráfico y del aparcamiento; la segunda, que el proyecto presentado por Mañueco había que descartarlo por completo. También se propuso aumentar el arbolado. La propuesta se alejaba de la gran reforma que pretendía el exalcalde y se centraba en acometer las instalaciones de servicios que han quedado obsoletas como riego, saneamiento, alumbrado público y por hacerla más accesible eliminando escalones. También se planteó darle un vínculo con el futuro centro del español.

 

 

La consulta a los vecinos

Pero lo más revelador fue lo que pidieron los salmantinos. Se celebró una consulta vecinal que registró una amplia participación y que dejó clara una cosa: los ciudadanos querían una plaza verde y no gris.  Se recibieron 90 propuestas y entre lo que más se pide, dejar la plaza como está, pero arreglando todos sus desperfectos; eso incluye integrar sus dos calles laterales y peatonalizarlas. Además, se solicitó ampliar las zonas verdes si es posible; se le suma el respeto a los árboles que hay, cuidando los existentes y reponiendo los que faltan. El objetivo es que den sombra... y que disimulen la fachada de un banco próximo.

 

En el capítulo de los elementos urbanos, se solicitó de manera unánime mantener la estatua de Carmen Martín Gaite en un lugar preminente, también la fuente y, si se puede, recuperar la pérgola que había hace un tiempo en el lado próximo a la fachada del Banco Popular. Eso supone respetar sus elementos originales, los que le dan su carácter, lo que incluye los pavimentos (arreglando losas rotas y desgastadas), no cambiarlos por otros grises con los que se han uniformizado muchos espacios de la ciudad. También hay alusiones al banco corrido del lado del Banco de España y a las balaustradas en forja, que se pide respetar.

 

Además, el PSOE pidió empezar por eliminar ya aparcamiento y circulación. Y mientras llega el día de la reforma, es necesario seguir con su mantenimiento y hacer una rehabilitación que le devuelva árboles (muchos alcorques están vacíos) y reparar los desperfectos que tiene.

 

Así que el consistorio tiene un buen punto de partida para el futuro proyecto de la plaza de Los Bandos. Opiniones vecinales, eliminar tráfico y aparcamientos, mejorar la accesibilidad, más árboles... una plaza verde y no gris, histórica y que no tenga nada que ver con el proyecto de los parterres triangulares. Y mientras tanto, hacer el mantenimiento necesario.