El fuego, ni en foto