El frío regreso de los bares en Salamanca: barras cerradas y 'terrazas de temporal'
Cyl dots mini

El frío regreso de los bares en Salamanca: barras cerradas y 'terrazas de temporal'

Una terraza en la plaza Poeta Iglesias este 4 de diciembre.
Ver album

El esperado regreso de bares y restaurantes ha sido muy frío: como el tiempo, el ánimo de los clientes y de los hosteleros.

Los bares y restaurantes de Salamanca han reabierto esta mañana sus puertas después de casi un mes cerrados y sin poder recibir clientes, más que para entregar pedidos para llevar o hacer los encargos de envío a domicilio, para lo que iniciativas como 'Salamanca para llevar' han sido de ayuda. La mañana del regreso ha sido muy fría, no solo por las temperaturas gélidas, sino por las condiciones en las que se ha hecho.

 

Según las normas de la administración, el de hoy ni mucho menos era un regreso total: hay muchas restricciones todavía vigentes. Las barras siguen condenadas, en el interior no se puede pasar de un nivel de aforo y las terrazas son la zona de negocio dónde se puede funcionar con más margen, pero hay un problema: no es tiempo de terrazas.

 

A las 12.00 la temperatura casi no había pasado de los cuatro grados en la capital, la esperada en pleno temporal de frío polar, y en esas condiciones las 'terrazas de temporal' no son una opción: los hosteleros las han puesto sabiendo que iban a ser pocos los valientes que se atrevieran, menos todavía esta mañana, y no se han equivocado. La Plaza Mayor recuperaba sus icónicas terrazas pero casi nadie se atrevía a usarlas. Algo más había en interiores, pero el día no acompañaba y tampoco lo hará el puente porque no habrá turismo. Eso se notará en La Rúa, con solo dos terrazas puestas y muchos locales cerrados. Veremos qué pasa por la tarde y el resto del puente en el que la hostelería tirará con el 'pulmón' del cliente local, al estilo de lo que ha pasado en Madrid.

 

Entre el sector, bastante desánimo por la situación. Son muchos los que se han manifestado en los últimos días contra el cierre prolongado y la falta de medidas por parte de las administraciones, desde el Gobierno central a la Junta. Muchos de los consultados en un rápido paseo no entienden que se les deje 'caer' de esta manera, con unos resortes de protección que no funcionan, desde los ERTE a los ICOs y pasando por las inexistentes ayudas directas.

 

Muchos se cuestionaban, además, la viabilidad de abrir. Según los hosteleros, no llega ni para planteárselo. Sin barras y con el interior restringido en aforo, los locales más pequeños se ven sin un gran marten para funcionar. Las terrazas de temporal no son suficiente: a pesar del regreso de la extensión y peatonalizaciones, el tiempo no acompaña y ni paravientos y sombrillas lo van a mejorar. Un frío día de regreso que acompaña la triste realidad del sector.

Noticias relacionadas