El fracaso del 'Millenials' del Ayuntamiento: 1.355.000 euros que se van al limbo

El programa se queda lejos de sus objetivos en alumnos y contratos. El resultado: miles de euros en subvenciones que se pierden por la falta de capacidad de convocatoria.

El reiterado fracaso del Ayuntamiento de Salamanca con el programa Millenials tiene una abultada traducción en euros. En concreto, la cifra alcanza 1.355.000 euros, que es el dinero que se pierde de los fondos previstos en este plan. Es lo que va a dejar de percibirse en ayudas a la contratación, a razón de 5.000 euros por cada uno de los contratos previstos y que no se van a hacer: de los 500 cursos sólo se han dado 143 y de los 300 empleos, sólo se han firmado 79 contratos. Y la última convocatoria no está siendo mejor.

 

El programa, la gran apuesta del empleo juvenil de Mañueco para esta legislatura, tiene un coste de 2 millones de euros, de los cuales 1,8 llegan de fondos europeos; la aportación municipal es de 162.000 euros. Debía haber dado su primera oportunidad a 500 jóvenes que recibirían formación para después trabajar durante al menos seis meses contratados por una empresa. Sin embargo, ha fracasado en cuanto a número de inscritos.

 

En sus sucesivas convocatorias ha ido perdiendo el poco fuelle con el que arrancó. De hecho, la mayoría de los cursos no han agotado plazas: lejos de eso, en la vigente convocatoria hay un curso con sólo 9 inscritos para 25 plazas. En la primera convocatoria, en 2016, se ofrecían 250 plazas de formación; sólo 94 jóvenes la finalizaron; para ellos se ofrecían 156 contratos remunerados de 6 meses en otros tantos puestos: sólo se firmaron 63 contratos. En la segunda convocatoria, en 2017, se ofrecían de nuevo 250 plazas de formación, pero sólo 49 jóvenes acabaron la formación; de los 156 contratos previstos, sólo se incorporaron 16. El resultado, que las 500 primeras oportunidades prometidas por Fernández Mañueco se han traducido en 143 cursos de formación y 79 contratos. Y hay una nueva convocatoria en marcha.

 

El programa contempla 5.000 euros de subvención por cada contratación que se haga, pero buena parte se va a quedar sin usar. En total, 93 contratos quedaron vacantes en la primera convocatoria, por 465.000 euros; y 140 en la segunda, por un total de 700.000 euros. En la actual, sólo en dos cursos, ya hay tan pocos inscritos que hasta 190.000 euros quedarán sin percibirse en ayudas a la contratación. En total, 1.355.000 euros sin usar.

 

El consistorio ha puesto en marcha la cuarta convocatoria a pesar de los pésimos números de sus ediciones precedentes. El equipo de Gobierno, con el concejal Sánchez-Guijo a la cabeza, ha intentado aparentar que el programa ha funcionado, pero las cifras dicen lo contrario. Los 500 empleos prometidos se quedaron en 143 asistentes a cursos y 79 contratos sobre los previstos, 300, aunque el alcalde siempre publicitó la cifra de 500 primeras oportunidades, sin distinguir si eran cursos de formación o empleos en prácticas. El problema, que es obligatorio estar inscrito en el programa Garantía Juvenil del Gobierno central, que ha sido otro fracaso.

Noticias relacionadas