El fin de la publicidad en medios con anuncios de prostitutas deja solo al PP y divide a Ciudadanos

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, durante el pleno. Foto: De la Peña
Ver album

El grupo político de Javier Iglesias vota en contra de una moción para impedir que la Diputación contrate publicidad con medios que tengan anuncios de contactos. Pierde incluso el apoyo de C's, que votó en La Salina en contra, lo contrario que en el Ayuntamiento.

El PP de Salamanca se ha quedado solo, de manera incomprensible, en una cuestión sobre la que no debiera hacer mucha duda. Se trata de eliminar la publicidad institucional en medios que publiquen anuncios de prostitución, el contenido de las conocidas secciones de contactos, que todavía se pueden ver en muchas páginas de diarios impresos. El razonamiento es que son anuncios que promueven la prostitución y la explotación de la mujer que hay detrás. Por este motivo, la condición de no tener anuncios de contactos para poder optar a publicidad pública se ha incluido incluso en el reciente pacto nacional contra la violencia de género. Pero el PP, al menos el de Salamanca, no lo ve así.

 

Ha quedado de manifiesto una vez más en el pleno de la Diputación de Salamanca de este jueves, donde el grupo político popular, que lidera el presidente y senador Javier Iglesias, ha rechazado una moción presentada por Ganemos para que La Salina deje de hacer inversión publicitaria en medios que mantengan este tipo de anuncios. No sólo no la ha aprobado o ha permitido que se aprobara con su abstención, sino que ha usado su mayoría para votar en contra e impedir que saliera adelante.

 

El PP de Iglesias se ha quedado solo en el salón de plenos provincial, ya que el resto de grupos, desde Ganemos al PSOE pasando por Ciudadanos, han votado a favor sin medias tintas. Los populares ya votaron en contra de una moción similar presentada por Ganemos en el Ayuntamiento de Salamanca, donde el grupo popular que sostiene a Alfonso Fernández Mañueco votó en contra; aquí tuvo la cooperación de Ciudadanos, que también votó en contra e impidió así que se aprobara la moción que sí apoyó el PSOE.

 

En el Ayuntamiento en aquella ocasión, tanto los concejales del PP como de C's que deendieron el voto negativo aludiendo a la falta de una normativa y a la complicación de fijar el criterio. "No estamos por prohibir ni coaccionar a los medios de comunicación", han dicho. Similares argumentos se escucharon este jueves en La Salina a cargo de una mujer, la diputada Eva Picado, encargada de defender el 'no' del PP. El PP ha asegurado durante la sesión que la propuesta de Ganemos para evitar que la Diputación invierta dinero público en medios que potencien la forma de violencia contra la mujer que supone la prostitución “no refleja el interés de las mujeres”. Los populares han explicado que ya llevan a cabo suficientes políticas de “sensibilización” al respecto, sin embargo su postura ha sido contundentemente rechazada por el resto de grupos que le han reprochado no estar a la altura y evitar dar pasos en favor de la lucha contra la violencia de las mujeres. 

 

Además, no es cierto que no haya una normativa nacional que afronte estas situaciones. En el último pacto por la violencia de género se incluyó como voto particular, con mayoría parlamentaria para sacarlos adelante; entre ellos, los partidos coinciden en que el Pacto debe incluir que se prohíban los anuncios de prostitución en los medios. Algo que va a empezar a hacer, por ejemplo, la Junta de Andalucía como anunció su presidenta hace unos días.

 

El caso de C's es paradigmático del lío interno de la formación naranja en Salamanca, que se deja llevar por los argumentos del PP de Mañueco incluso en cuestiones como esta. Sin embargo, y con algunos pequeños cambios pactados, el grupo político de C's en la Diputación no ha tenido inconveniente en votar a favor. Es más, es posible que acabe llevando el texto a las Cortes. El PSOE, por su parte, también podría estudiar presentar esta moción en todos los ayuntamientos de la provincia, donde el PP tendrá la ocasión de poder tumbarla también.