El filólogo Emilio De Miguel ofrece una nueva visión de 'La Celestina', un clásico para releer siempre

Emilio de Miguel Martínez, a la izquierda, durante la presentación del libro (Foto: De la Peña)

Emilio de Miguel Martínez aborda con 'A, ante, bajo, cabe, con, La Celestina' el complejo entramado de una Tragicomedia que considera más actual que nunca y cuyo valor para Salamanca no ceja en reivindicar. 

 

EL AUTOR

 

Emilio de Miguel Martínez, nacido en Reinosa (Cantabria) en 1949, con Licenciatura y Doctorado en Filología Hispánica en la Universidad de Salamanca, divide su atención entre el estudio del teatro español contemporáneo y la literatura medieval, con particular interés por La Celestina.

 

Entre sus publicaciones dedicadas al teatro destacan: El teatro de Miguel Mihura (Ediciones Universidad de Salamanca, 1997, 2ª ed.) y De teatro. La preparación del espectador (Reichenberger, 2013). En los estudios celestinescos, aparte de su edición facsimilar del ejemplar burgalés de la Comedia de Calisto y Melibea (Ediciones Universidad de Salamanca, 1999) y de su posterior edición de la Tragicomedia de Calisto y Melibea (Biblioteca Castro, 2006), es autor de La Celestina de Rojas (Gredos, 1996), además de haber publicado artículos y estudios en diversas revistas especializadas. Fuera de los temas anotados ha publicado también: Joaquín Sabina. Concierto privado (Visor, 2008) y Lorca desde el Llanto (Cátedra Miguel Delibes: Valladolid-Nueva York, 2014).

Emilio de Miguel, filólogo, se declara un "enamorado" de 'La Celestina' por lo que son varias las obras que ha publicado ya sobre este clásico de la Literatura. 'A, ante, bajo, cabe, con La Celestina' de Ediciones Universidad de Salamanca, es la última de ellas que ha sido presentada durante la Feria del Libro de Salamanca. 

 

Para él la obra de Fernando de Rojas no deja de ser "actual", ya no solo porque se centre en el amor y el sexo entre sus protagonistas, sino porque, tras Calixto, hay un personaje que hace uso de la corrupción para conseguir sus propósitos. Emilio de Miguel apunta que el protagonista es un "señorito con mucho dinero que tiene un capricho y no duda en comprar voluntades", pone el dinero en circulación y corrompe desde arriba todo el sistema.

 

El libro representa un esfuerzo por dilucidar ciertos aspectos críticos del texto de Fernando de Rojas, La Celestina. Cinco preposiciones (a, ante, bajo, cabe, con) —más el título de la obra de Rojas—, dan nombre a la  obra y anticipan el acercamiento crítico con el que aborda el complejo entramado de la Tragicomedia.

 

La monografía está compuesta por cuatro capítulos y sus respectivos subcapítulos, con cuatro temas o ideas principales vertebrando el libro.

 

Y es que De Miguel Martínez es de los que cree que la 'La Celestina' es una de esas obras que admiten relecturas. "Sin ninguna duda. Dicen que una de las características de toda obra clásica es que admite relecturas dependendiendo de la edad de cada uno. No lees igual 'La Celestina', 'El Lazarillo' o 'El Quijote', a los 12, a los 20, a los 30 o a los 60 años. Claro que encuentras pistas nuevas".

 

Opina que Salamanca no otorga la importancia que se debe a esta obra. "Salamanca tiene tantos valores que no sabe atender a todos. 'La Celestina' le da a Salamanca' más que Salamanca a 'La Celestina'. Cada día en cierto lugar del mundo alguien está leyendo 'La Celestina' o 'El Lazarillo' y ya me gustaría a mi que esta ciudad, esta Universidad y este Gobierno, le devolviera a las Humanidades lo que reciben".