El filial pierde a Pablo Carmona en el momento clave de su temporada

FRACTURA DE ESCAFOIDES. Una radiografía confirmó lo peor después de varios meses con molestias.
T. S. H.

A perro flaco todo se vuelven pulgas y a la complicada situación clasificatoria que vive el Salmantino se le suma ahora que pierde por lesión a uno de sus jugadores referencia, Pablo Carmona. El veloz extremo del filial sufre una fractura de escafoides en su mano izquierda y, por lo tanto, se perderá las próximas semanas de competición, vitales para la suerte del Salmantino porque será en ellas en las que se juegue sus opciones de permanencia en Tercera División.

La fractura se confirmó en una radiografía que se le efectuó al jugador el pasado martes después de comprobar que las molestias que arrastraba en su mano desde hace meses, tras una caída que sufrió en un encuentro disputado en Las Pistas, no remitían. En anteriores pruebas no se había encontrado lesión alguna pero esta última reveló la fractura y rápidamente se procedió a inmovilizar la zona con una escayola. Una baja, sin duda, sensible porque Pablo Carmona había vuelto a ser el jugador determinante que había destacado en el filial. Después de once meses apartado de los terrenos de juego por una lesión, Pablito estaba siendo uno de los jugadores más destacados en el ataque de la escuadra que dirige Chuchi –de hecho se ve en él a uno de los futbolistas que dé el salto al primer equipo en poco tiempo–, y él mismo reconocía ayer que ni siquiera quiere saber durante cuánto tiempo tendrá que estar de baja. “Ahora mismo es un palo. Yo tenía ahí esos dolores que no remitían pero no aparecía ninguna lesión y ahora con la escayola no puedo jugar, así que después de esos once meses parado, ahora esto es un golpe”, apuntaba el futbolista que ayer también se realizó una resonancia.