El ex director de una sucursal se enfrenta a dos años de prisión

Audiencia provincial. La acusación particular acusa al imputado de haber sustraído de las cuentas de los clientes más de 36.000 euros. Operaciones. Las irregularidades se produjeron entre 2004 y 2005
E.G.

La Audiencia provincial acoge esta mañana el juicio contra un ex director de una entidad bancaria de la localidad salmantina de Ciudad Rodrigo por un delito de falsedad documental, según el Ministerio Público, ya que la acusación le imputa también un delito de estafa y otro de alzamiento de bienes, según informaron fuentes cercanas al caso.

En concreto, según el escrito de calificaciones del Ministerio Público, el ex director de una entidad bancaria ubicada en la localidad de Ciudad Rodrigo, cuya identidad responde a las iniciales L. C. F. D., cometió presuntamente entre los años 2004 y 2005 varias irregularidades a través de la alteración de documentos. También, presuntamente el imputado realizada traspasos de fondos no autorizados de las libretas de los clientes del banco. De esta manera, según la acusación particular, ejercida por los abogados de Madrid de la entidad financiera, el ex director habría sustraído de las cuentas bancarias más de 36.000 euros.

Esta actividad ilícita fue denunciada a través de la vía penal y, según la acusación particular, antes de que se celebrase la vista oral prevista para el año 2006, el imputado presuntamente realizó varias operaciones para sustituir a los acreedores de sus propiedades, para evitar, de esta manera, que alguno de sus bienes pudieran ser embargados. Por este motivo, la acusación le imputa también un delito de alzamiento de bienes.

Por su parte, tras descubrir la supuesta estafa, el banco abonó todo el dinero que presuntamente había sustraído el acusado a los clientes afectados.

Por estos hechos el Ministerio Público solicita una pena de dos años de cárcel por el delito de falsedad documental (por realizar operaciones con las cartillas bancarias de sus clientes aprovechando el cargo que ostentaba en ese momento), además de una multa de 12 euros al día durante diez meses.

Por su parte, según informó el fiscal que se encarga de este caso, no existen indicios para acusar al imputado de los delitos que solicita la acusación particular.

Por su parte, los letrados del banco le imputan además del delito de falsedad documental, otro de estafa y otro de alzamiento de bienes.

El acusado, que se sienta esta mañana en el banquillo de los acusados de la Audiencia provincial de Salamanca, a partir de las 10.00 horas, lleva varios años retirado de este cargo, tras ser imputado en esta causa.