El Euríbor entra en tasa positiva por primera vez en seis años y encarecerá las hipotecas
Cyl dots mini

El Euríbor entra en tasa positiva por primera vez en seis años y encarecerá las hipotecas

Bloques de edificios habitados en la capital el mismo día en que el Gobierno de coalición ha informado que han llegado a un acuerdo que regula el precio del alquiler, a 5 de octubre de 2021, en Madrid, (España).

El Euríbor entra en terreno positivo en tasa diaria por primera vez desde 2016: ha subido en su tasa diaria al 0,005%, situando la media del mes de abril en el -0,057%, frente al -0,502% en que cerró 2021.

El Euríbor a 12 meses ha marcado este martes un valor positivo en su tasa diaria por primera vez desde que entró en terreno negativo en febrero de 2016, ante la expectativa de una próxima subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE), en un escenario marcado por la guerra en Ucrania y el carácter menos transitorio de la inflación. El Euríbor a 12 meses, el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, ha subido en su tasa diaria al 0,005%, situando la media del mes de abril en el -0,057%, frente al -0,502% en que cerró 2021.

 

El índice entró en negativo en febrero de 2016 por primera vez en la historia ante la política ultraexpansiva del BCE para apuntalar la recuperación en la zona euro y acumula más de seis años instalado por debajo del 0%.

 

Tras el mínimo histórico del -0,518% que marcó en su tasa diaria el 20 de diciembre 2021, el Euríbor a 12 meses empezó a subir, aupado por el cambio de discurso de la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, que se ha mostrado decidido a subir los tipos de interés por la escalada de la inflación en Europa y la crisis energética derivada de la guerra entre Rusia y Ucrania.

 

En esta línea, la Asociación Hipotecaria Española (AHE) explica en su último boletín trimestral que la subida del Euríbor en lo que va de año responde a la expectativa de una próxima subida de tipos de interés, en un escenario en el que la guerra en Ucrania y el carácter menos transitorio de la inflación estaría sirviendo como caldo de cultivo para que el BCE emprenda una maniobra hacia la normalización de su política.