El estrés, uno de los culpables de los problemas vocales

Hablando, charlar, conversación, barba, bigote, corbata PIXABAY

Los investigadores observaron que se producían algunas diferencias en las activaciones cerebrales inducidas por el estrés relacionadas con el habla.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Misuri (Estados Unidos), publicado en la revista 'Brain Imaging and Behavior', ha puesto de maniesto que el estrés puede ser uno de los principales culpables de la aparición de problemas vocales.

 

En concreto, los cientícos han comprobado que las activaciones cerebrales inducidas por el estrés pueden conducir a trastornos de la voz como, por ejemplo, la disfonía de la tensión muscular, un trastorno producido por una tensión muscular excesiva o alterada dentro y alrededor de la caja de la voz que cambia el sonido o la sensación de la misma.

 

"Para muchos hablar en público puede ser una situación estresante. Sabemos que el estrés puede desencadenar cambios siológicos como la tensión muscular y que pueden afectar a nuestro habla. Los nuevos hallazgos ayudarán a los investigadores a comprender mejor la relación entre el estrés y el control vocal y nos permitirán identicar las activaciones cerebrales que afectan a las voces", han dicho los expertos.

 

Para alcanzar esta conclusión, los expertos pidieron a mujeres jóvenes que se preparasen un discurso improvisado de cinco minutos sobre los motivos por los que eran las mejores candidatas para optar a un puesto de trabajo. Esta prueba se realizó para estresar a las participantes y, especialmente, cuando se les pidió que leyeran oraciones sueltas y no que pronunciaran el discurso completo. 

 

En ese momento, los cientícos cogieron muestras de saliva para detectar el cortisol, la principal hormona del estrés del cuerpo, en intervalos antes del estrés hasta aproximadamente 50 minutos después. Asimismo, y tras evaluar el estado emocional, se tomaron imágenes de resonancia magnética de los participantes para que los investigadores vieran las activaciones del cerebro y cómo impactaba el habla con y sin una preparación estresante del habla.

 

De esta forma, los investigadores observaron que se producían algunas diferencias en las activaciones cerebrales inducidas por el estrés relacionadas con el habla. De hecho, los participantes que mostraron respuestas de cortisol más altas también tenían actividad cerebral que impactó en aspectos de la extraversión.

 

"Nuestros hallazgos son consistentes con las teorías de los rasgos vocales relacionados con la personalidad. Aquellos que son más introvertidos tienen más probabilidades de tener reacciones de estrés relacionadas con el habla y sus cerebros están registrando ese estrés, lo que podría afectar su control vocal", han zanjado los investigadores.