El escudo frente al coronavirus solo alcanza a 26.000 salmantinos con anticuerpos

Calles de Salamanca este miercoles. Foto: A. Santana

Un 7,9% de los salmantinos ha pasado la enfermedad y generado anticuerpos, una de las provincias con mayor prevalencia, pero insuficiente para una inmunidad grupal.

El estudio de seroprevalencia del Estado ha confirmado la alta incidencia del Covid-19 en Salamanca y un reverso un tanto decepcionante. Según los primeros resultados provisionales, un 7,9% de los salmantinos ha pasado la enfermedad, algo más de 26.000 de los 330.000 habitantes de la provincia según este estudio, que se considera altamente fiable. Y son los únicos que han superado la enfermedad y generado anticuerpos según las pruebas realizadas.

 

El dato demuestra que la presencia de la Covid-19 en Salamanca ha sido y es muy alta. De hecho, solo los territorios más golpeados por la enfermedad tienen mayores niveles. Por detrás de Madrid, Castilla-La Mancha, Segovia y Soria, auténticas zonas cero, aparece Salamanca. Las zonas con mayor prevalencia de anticuerpos es cinco veces que en las zonas donde ha habido una menor presencia del virus en la población. Así, las provincias de Soria (14,2%), Cuenca (13,5%), Segovia (12,6%), Albacete (11,6%), Madrid (11,3%) y Ciudad Real (11,1%) son que cuentan con un mayor número de personas con anticuerpos.
 

Pero ese 7,9% supone también cuántos son los que han superado la enfermedad y han generado anticuperos que hagan de escudo, y son muy pocos. Eso significa que no existe la inmunidad de grupo y que es imprescindible mantener las actuales prevenciones de distancia social, higiene, confinamiento y límites a la movilidad. La protección 'de rebaño' hubiera necesitado llegar al 60% y España se ha quedado en el 5%, con zonas al 14,2% como máximo. 

 

El 26 por ciento de las personas que han generado anticuerpos frente al coronavirus no han padecido ningún síntoma; el ocho por ciento entre 3 y 4 síntomas; el 14,7 por ciento más de 5 síntomas; y, "lo más sorprendente", el 43 por ciento ha tenido una pérdida súbita del olfato. 

 

Edades, sectores, enfermedades

Por edades, la prevalencia se sitúa por encima de la media con entre 6 y 7% entre los mayores de 45 años (hasta un 6,9% en las personas de entre 70 y 74 años), mientras que ronda el 4-5% entre los 10 y los 44 años y baja a entre el 1 y el 3% en el grupo de edad de 0 a 9 años.

 

Estos datos entroncan también los segregados por actividad laboral, ya que son los jubilados, con un 6,1%, los que mayor prevalencia presentan, seguidos de los trabajadores en activo (5,8%), las que se dedican a las tareas del hogar (4,5%) y las que están en situación de incapacidad laboral (4,2%). El resto de colectivos, como estudiantes y parados, se sitúan en torno a un 3%.

 

El hecho de presentar una enfermedad crónica previa no marca una gran diferencia tan solo de un punto, con un 4,7% de prevalencia entre los que no la padecen y un 5,7% de los que sí tenían alguna patología.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: