El ERE de CaixaBank en Salamanca: 21 despidos previstos y cómo afectará a las sucursales
Cyl dots mini

El ERE de CaixaBank en Salamanca: 21 despidos previstos y cómo afectará a las sucursales

Archivo - Oficina de CaixaBank

El mayor ERE de la historia de la banca tendrá su efecto en Salamanca, provincia que ha perdido centenares de sucursales y miles de empleos en el ajuste de bancos y cajas.

El mayor ERE de la historia de la banca va a tocar de nuevo el empleo en este sector en Salamanca, muy dañado en los últimos años con el cierre de centenares de oficinas y el despido de miles de empleados en los diferentes ajustes de cajas y bancos. En concreto, la operación que plantea CaixaBank tras integrar a Bankia supone reducir su plantilla en 8.291 empleados y clausurar 1.534 sucursales. 

 

En el caso de Salamanca, los planes de la entidad incluyen 21 despidos según los datos facilitados por los sindicatos, que serán 286 en toda Castilla y León. En cuanto al número de sucursales, habrá que ver su efecto porque la CNMC impuso una serie de condiciones para evitar que los ajustes en la banca acentuaran la exclusión financiera, la falta de sucursales o cajeros en centenares de pueblos. La provincia salmantina es una de las más afectadas: cerca de 300 municipios de los 362 que existen ya no tienen sucursal, el 85% y en ellos viven más de 69.000 personas, el 20% de la población.

 

Ante esta situación, la CNMC impuso a la entidad condiciones dado que representaba a dos marcas bancarias con alta implantación. Se le obligó a no abandonar, salvo en supuestos excepcionales sujetos a autorización, ningún municipio en el que actualmente esté presente una de las dos entidades (o ambas) y no haya ninguna oficina competidora.

 

De este modo, según la entidad los cierres de sucursales se basarán en el tamaño del municipio y competencia bancaria en la plaza; la distancia entre oficinas de ambas entidades; la cuota de presencia y solapamientos; evitar la exclusión financiera y potenciar oficinas de mayor tamaño y especialización.

 

El ERE

Se trata del ERE más numeroso de todos los ajustes que han llevado a los bancos a reducir Su ajuste supera la horquilla de entre 7.000 y 8.000 bajas que estimaban los expertos, y supondría prescindir de más del 16 por ciento de los alrededor de 50.000 empleados con los que arrancaba el banco fusionado y el 22 por ciento de sus 6.700 sucursales.

 

De las 8.291 salidas, la mayor parte, unas 5.742, tendrían lugar en la red de sucursales. El banco ha planteado a los sindicatos que otras 1.148 bajas se produzcan en los servicios centrales, 463 en los servicios centrales distribuidos, otros 250 en las direcciones territoriales, 630 en filiales y 58 en trabajadores con excedencias incentivadas o que se acogieron en su día temporalmente a una excedencia.

 

Para acometer las salidas el banco ha propuesto que sean bajas voluntarias, si bien en CCOO indicaron que ofrece una compensación inferior a la pactada con el Expediente de Regulación de Empleo del 2019. CaixaBank considera “necesario” el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado a los sindicatos por “motivos productivos y organizativos” dadas las duplicidades y sinergias creadas con la fusión de Bankia, y ha detallado que limitará al 50 por ciento las bajas en empleados mayores de 50 años.

 

Con dicho objetivo anticipa que la voluntariedad tendrá “siempre” como límite máximo el cupo de excedente identificado en cada territorio o área funcional. Tras la voluntariedad aplicará también como criterio en la aceptación de las bajas o en las salidas la “meritocracia”, a través de la valoración de la ejecución y desempeño de los empleados.

Noticias relacionadas