El equipo ‘ni - ni’

Es complicado hacer un análisis táctico cuando el Salamanca fue ayer un completo desastre prácticamente en todos los sentidos. La derrota de ayer es sólo una consecuencia lógica de un cúmulo de despropósitos. ¿La culpa es de Sito? Quizás se equivoque en algunos planteamientos, pero la falta de actitud que se vio tras el 0-1 no tiene que ver con conocimientos tácticos o técnicos, sino con la cabeza de los propios jugadores.
D. G.

Sorprendió Sito colocando de inicio a SitoCastro por la derecha en lugar de Gañán. La otra novedad fue la presencia de Linares arriba. Uno y otro no hicieron méritos para mantenerse. Tras un inicio con cierta fluidez, el Numancia tapó las vías de salida del Salamanca. Nagore y Dimas se impusieron casi siempre a Salva Sevilla y Hugo Leal y el Salamanca tuvo que tirar de desplazamientos largos para sacar el balón. Evidentemente, no lo logró. El ataque unionista moría continuamente en el centro del campo. Y ahí ganaba el del Numancia. Salva Sevilla apenas apareció, no conectó nunca con Hugo y el Salamanca se desangró en pérdidas. El esférico no llegaba a las bandas, Cuéllar apenas entraba en juego y sólo las ráfagas de carácter de Toti se salvaban. En defensa, Nano hizo lo que quiso con Sito Castro, error emparejarles, y Rossato sigue siendo una rémora. Ayer, además, Murillo y Lombán se sumaron a la debacle.