Actualizado 15:00 CET Versión escritorio
Salamanca

El entorno de la pesquera de Tejares sufre los tres años de abandono tras su derrumbe

MUNICIPAL

El lugar está lleno de vegetación y troncos que se acumulan tanto en las riberas como en el cauce. El dique sique roto y sus márgenes, llenos de agua estancada.

Publicado el 27.06.2018

El entorno de la pesquera de Tejares ha acusado de manera importante el abandono que ha sufrido durante los casi tres años que han pasado desde que parte del dique fluvial se derrumbara. En un futuro próximo, hay un proyecto para convertir el lugar en zona de ocio, pero su realidad a día de hoy es muy diferente y donde el equipo de Gobierno ve un pantalán no hay más que vegetación, un cauce medio seco y lleno de troncos, agua estancada en sus márgenes y un dique que sigue roto.

 

Según los últimos anuncios del Ayuntamiento de Salamanca, se ha procedido a comenzar las obras necesarias para el desvío del cauce del Tormes. Esto permitirá iniciar las obras de reconstrucción del dique, que se derrumbó parcialmente en septiembre de 2015, hace casi tres años. Desde entonces, y casi cada verano, se ha prometido su arreglo. Sin embargo, el proceso ha sido tortuoso y ha desbordado, con creces, todo plazo posible. Primero hubo problemas para entenderse entre Ayuntamiento y CHD, que recomendó incluso derribar por completo el dique; después un cambio de parecer por parte del alcalde; retrasos para comunicar el proyecto a los afectados, con problemas para localizar a algunos; y muchos meses de trámite de contratación.

 

El resultado es el estado del lugar. En una visita este martes por la tarde, llama la atención lo poco que se ve de río. Desde las márgenes predomina la vegetación, que ha crecido en una Primavera muy lluviosa dejando en evidencia la falta de limpieza y mantenimiento por parte de CHD y Ayuntamiento. El agua está estancada en los márgenes, generando olores, y la zona parece un manglar. Adentrándose sobre la pasarela metálica, los arbustos tapan la visión hasta que estamos sobre el cauce, bastante seco actualmente. Hay numeroso troncos y maleza acumulada sin limpiar, y vegetación que impide incluso ver el boquete del dique, antes bien visible.

 

El proyecto de actuación contempla que además de reconstruir el dique que se derrumbó, se construirá un "pantalán flotante", accesible desde la calle Botijeros, que permitirá el uso deportivo y de ocio del río, y se instalará un mirador a la pesquera. El presupuesto es de 387.000 euros. Además, habrá que proceder a la limpieza del cauce y de las riberas, abandonadas todo este tiempo. 

COMENTARComentarios