El empeño de la patronal 'paralela' en entrar en el Diálogo Social enrarece el clima entre los integrantes legítimos

Miembros de la mesa del Diálogo Social de Salamanca.

La mesa municipal de 2020 arranca con la discusión entre Ayuntamiento, Confaes y sindicatos sobre la última petición de CES para integrarse, una pretensión imposible: tiene la ley y los informes jurídicos del ayuntamiento en contra.

El Diálogo Social es un instrumento vital para las políticas de vivienda, de empleo y de inserción social en Salamanca, pero aún y así hay quien se empeña en jugar con los 36 millones de euros que, como está previsto, moverá en 2020. Ese alguien es la patronal 'paralela', CES, la pretendida confederación nacida hace años al calor del conflicto entre el anterior alcalde y la patronal auténtica, Confaes, y que sigue 'enredando' unas relaciones óptimas entre los legítimos integrantes de la mesa.

 

Ha ocurrido de nuevo este lunes antes de la reunión de la mesa que ha reunido a los representantes de máximo nivel de quienes las conforman: Ayuntamiento de Salamanca, representado por su alcalde, Carlos García Carbayo; Confaes a través de su presidente, Juan Manuel Gómez; y los sindicatos CCOO y UGT. Con el balance del ejercicio 2019 sobre la mesa y el futuro acuerdo para 2020 en el horizonte, el primer punto del día ha agriado el resto de la reunión. Se trata de la nueva pretensión de CES de formar parte del Diálogo Social, algo que legalmente es imposible y que a nivel municipal cuenta con la postura contraria de los técnicos.

 

Como ha desvelado el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, la patronal 'paralela' ha presentado un escrito exigiendo estar en esta mesa. Legalmente, no es posible ya que el Diálogo Social está regulado por ley a nivel Castilla y León y solo tienen cabida en él las administraciones (regional o local) y los agentes sociales más representativos, la patronal CECALE y sus asociadas provinciales (Confaes en este caso) y los sindicatos UGT y CCOO.

 

Sin embargo, la insistencia de CES ha generado un agrio debate en el inicio de la reunión, con posturas bastante diferenciadas. El consistorio, según su alcalde, es "favorable" a su entrada, pero existe un informe jurídicio municipal que recuerda que solo es posible si es una decisión unánime del resto de miembros. Y ahí, Confaes lo tiene claro: la única patronal legalmente autorizada y la más representantiva es la confederación salmantina.

 

Su presidente, Juan Manuel Gómez, se ha mostrado muy enojado con el hecho de que la reunión de este lunes haya empezado, de nuevo, con la cuestión de la entrada de CES. "La mesa del Diálogo Social la forma quien la forma", ha dicho, "estamos hartos de que cada vez que viene la mesa se especule con la entrada de otra formación". Gómez ha asegurado que el resto de miembros comparten esta postura, algo que es cierto, pero con matices.

 

En sus intervenciones, todos han marcado posición. El alcalde, como se ha dicho, ha asegurado ser "favorable" a la entrada de CES, pero se remite a un informe municipal que lo cuestiona y que considera que debe haber una unanimidad que no existe porque Confaes, como patronal indudablemente más representativa, no lo va a permitir. 

 

Desde CCOO, Emilio Pérez, su secretario provincial, pide que otras organizaciones puedan participar, aunque se ha referido de maneral general a asociaciones sociales que permitan escuchar "otras voces". Reconoce que no van a entrar en discutir quien forma el Diálogo Social porque está marcado por ley. Y en UGT recuerdan que la ley que regula esta mesa "dice lo que dice" y remite a la representatividad, y ha retado a quien quiera integrarse a certificar y acreditar su representatividad. "Ya basta", ha dicho su representante.