El 'efecto Halvarsson' catapulta a Rivas a la final ante un orgulloso Beroil

Rivas Ecópolis se plantó en la final después de superar (65-52) a un Beroil Ciudad de Burgos que opuso resistencia hasta donde pudo. El nuevo fichaje del equipo ripense, la sueca Halvarsson, resultó clave en el despegue del equipo madrileño. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

Rivas Ecópolis (11+21+17+16): Laura Nicholls (5), Gaby Ocete (5), Frida Eldebrink (12), Queralt Casas (3), Rachel Allison (5) -cinco inicial-, Jasmine Hassell (8), Vega Gimeno (2), Clara Bermejo (6), Louice Halvarsson (14). 

 

Beroil Ciudad de Burgos (11+10+16+15): Belén Arrojo (0), Andrea Vilaró (2), Georgina Bahi (6), Berta Chumillas (11), Adaora Elonu (16) -cinco inicial-, Claudia Calvelo (4), Patricia Argüello (11), Maria España (0), Ana Aniznavarreta (0), Alicia Elvira Moliner (0), Paloma Ordoñez (0). 

 

Árbitros: Gómez López, Susana; Mas Cagide, Víctor y Lucas de Lucas, Ángel. 

 

Incidencias: Segunda semifinal de la Copa de la Reina disputada en el pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz. 

Igualdad durante los primeros diez minutos del encuentro en los que Beroil Burgos pareció encontrarse mucho más cómodo sobre la pista o al menos cometió menos errores de bulto apoyado en la seguridad que le daba Elonu por dentro y el acierto en la dirección de Chumillas. Se precipitaba en algunos lances Rivas, aunque comenzó a asentarse tras un triple de Clara Bermejo.

 

Fue la irrupción en pista de la nueva incorporación ripense, la sueca Louice Halvarsson, la que empezó a tender la balanza del lado de Rivas. De manera consecutiva anotó dos canastas al poste bajo que la dieron confianza  y comenzó a capitalizar las acciones de ataque de Rivas que en un visto y uno visto ganó ventaja y tras un triple de Vega Gimeno se puso por encima de los diez puntos antes de llegar al descanso y mantuvo esa renta hasta el parón, 32-21.

 

Pero si de algo había quedado la senasción en el final de ese segundo cuarto es de que Beroil no iba a vender barato el partido y pese a evidentes dificultades para frenar todas las vías ofensivas de Rivas, conseguía mantenerse entorno a los diez puntos, agarrado a la esperanza de enlazar dos o tres buenas acciones que le permitieran volver a meterse en la lucha. Agotaba Rivas sus posesiones  y Argüello metía un lanzamiento triple para bajar de esa renta justo al borde del final del cuarto pero respondía Queralt Casas para poner un 49-37, que se antojaba difícil de abordar con diez minutos por delante. 

 

Pero cinco puntos consecutivos de la escuadra burgalesa consiguieron devolver la emoción al duelo nada más reanuarse el choque, 49-42. José Ignacio Hernánddez tenía que poner de nuevo a todos sus bastiones en pista, con Halvarsson salvando la situación y cortando la racha burgalesa. Un pequeño estirón de Rivas y respuesta burgalesa, a siete de distancia a cinco minutos del final, 53-46. 

 

Como en la primera semifinal llegó entonces un triple, anotado por Ocete, que parecía dar el espaldarazo definitivo a la escuadra ripense porque diez puntos a cuatro del final empezaban a vislumbrarse como una cima demasiado grande para escalar después de tanto esfuerzo. Premio para todo el banquillo del Beroil, un equipo que se ganó estar en la Copa antes y que defendió su puesto con orgullo en la semifinal pero no pudo ante el fondo de armario de un rival más poderoso. 

Argüello ante la defensa de Eldebrink durante la segunda semifinal de la Copa (Foto: T. Sánchez)
Ver album

Noticias relacionadas