El edificio de 'okupas' del barrio de Los Alcaldes, vacío: las familias abandonan el inmueble

(Foto: De la Peña)

La presencia policial en esta zona de la ciudad de Salamanca y las medidas tomadas por los agentes han obligado a las familias que ocupaban de manera ilegal el inmueble a marcharse este 23 de agosto.

La totalidad de las familias que hasta este momento ocupaban de manera ilegal diversas viviendas en el barrio de Los Alcaldes han abandonado el edificio como consecuencia de las medidas implantadas por el Ayuntamiento de Salamanca en coordinación con la Subdelegación del Gobierno.

 

Ambas instituciones han trabajado en estrecha colaboración explorando todas las vías posibles para que se restableciera la normalidad en la zona.

 

Nada más producirse esta situación, y para el mantenimiento de la seguridad pública en la zona, la Policía Local y la Policía Nacional dispusieron patrullas permanentes con presencia continuada en la zona.

 

Además, los Servicios Sociales municipales analizaron la información facilitada respecto de cada uno de los ocupantes para estudiar una posible retirada de las ayudas que percibían algunos de ellos. En todo caso, el Consistorio ratificó su compromiso de facilitar a los salmantinos el acceso a una vivienda digna y de calidad y ofrecer ayuda a quienes peor lo están pasando, respetando siempre los cauces y procedimientos legalmente establecidos.

 

Por otro lado, y en colaboración con las empresas suministradoras, se trató de evitar que las familias que entraron de manera ilegal  en las viviendas dispusieran de servicios esenciales.

 

En la mañana de este 23 de agosto, se procedió a vallar el perímetro de la edificación en la que se asentaban estas personas, dejando únicamente una misma entrada y salida a los inmuebles controlada por agentes de la Policía Nacional y la Policía Local. De ningún modo se permitió el acceso al bloque de viviendas ocupado y tampoco el regreso al mismo en caso de que se hubiera abandonado.

 

También se condenaron físicamente los accesos exteriores e interiores al garaje del edificio, así como a algunas de las viviendas que no estaban ocupadas por ninguna familia.