El duro pulso entre el coronavirus y la economía