El dueño de un desguace, harto de robos, deja un toro bravo suelto para evitar que vuelvan los ladrones

Emilio Cerveró deja suelto a un toro bravo en su desguace de Montserrat para evitar robos. El propietario achaca la oleada de hurtos a la construcción de una rotonda cerca de su negocio.

La Diputación de Valencia le expropió parte de su parcela, tras derribar parte de su muro exterior, delimitó su propiedad con una valla metálica, desde entonces las entradas furtivas y los robos son continuos.

 

Lleva siete asaltos y cuatro animales muertos desde el verano, cansado por la situación ha soltado un toro bravo para evitar otro nuevo asalto.